*

Regia: Yvonne Orji en los premios Emmy 2018, que se entregaron el lunes pasado en el Teatro Microsoft de Los Angeles, Estados Unidos.
Muy poca cosa: Michaela McManus.
Fome: Amanda Peet.
La solerita de Kate McKinnon.
Ahora sí: Angela Sarafyan con un Don Vestido del diseñador Christian Siriano.
Petróleo: Constance Wu.
Taraji P. Henson como un pavo real.
Laura Dern de cóctel.
Metálica: Chrissy Teigen.
Plateada: Natalie Morales.
Su clásico chintz de cortina: Connie Britton.
Verde pálido: Dakota Fanning.
La modelo Poppy Delevingne de pasarela.
3 x 1: El traje-falda-pantalón de Issa Rae.
Millie Bobby Brown con el vestuario de Alicia en el País de las Maravillas.
Tono pelusa de durazno: Hoda Kotb.
Kristen Bell inmacuada.
Tono "topa interior de abuela": Sydney Sweeney.
Sex symbol chic: Scarlett Johansson.
Ataque mostaza: Kayli Carter.
Alison Brie con el mismo modelo con que Cecilia Bolocco animó Viña 1995, pero en amarillo.
Así se modela. Aprendan: Yara Shahidi.
Laura Ashley del Parque Arauco tiene en liquidación unos cojines con esta misma tela de Sandra Oh.
Idea para Nidyan Fabregat.
Idea para Raquel Argandoña si quisiera salir del traje dos piezas negro.
Estupendo Deon Cole.
Mi villano favorito: Nikolaj Coster-Waldau.
Está de moda el terciopelo tono zapallo: Gaten Matarazzo.
Otro integrante del clan Stranger Things: Finn Wolfhard.
Los niños mejor vestidos: Noah Schnapp.
Brocado: Chris Sullivan.
Soñados: Anthony Anderson y Alvina Stewart.
Abuelos onderos: Mandy Patinkin y Kathryn Grody.
Amor filial: Jeffrey Wright y TK Wright.
Un sueño: El traje de Joey King realizado por Zac Posen, a su lado.
Estampado-metal-fundido: Imagínanse el trabajo que tiene este traje de Patricia Arquette, junto a su amigo Ben Stiller.