*

2095662.jpg

A José Antonio Neme le robaron sus más queridos recuerdos

Autor: admin_copesa / 11 mayo, 2015

El peor regreso al país. José Antonio Neme estuvo varios días en Bolivia, para reportear los pormenores en torno a los alegatos en La Haya, como enviado especial de Mega. Todo marchaba bien. Sin embargo, al llegar a Santiago, su ánimo cambió drásticamente.

 

Según cuenta La Cuarta, al periodista le entraron a robar a su departamento. El hecho ocurrió el sábado, cerca de las once de la mañana, en su hogar ubicado en Los Trigales 7887, Las Condes. 

 

“Mi hermana me avisó tipo seis de la tarde cuando justo había terminado un despacho. Me robaron plata que estaba juntando para un viaje que voy a hacer, el Ipad que uso para el trabajo y artesanías”, relató Neme.

 

“Estoy con pena. Se llevaron una caja donde tenía muchas cosas de valor, como cartas, tarjetas, postales, fotos de mis abuelos y una cruz de mi abuelita. Probablemente los ladrones la van a botar después, pero esos recuerdos perdidos son las cosas que más me duelen”, añadió apenado el conductor de noticias de Mega.

 

“Es muy raro. Entraron con una copia de mi llave. No había nada dado vuelta. O sea, sabían a lo que iban. Desconfío de todos, porque sólo gente del mismo edificio tenía las copias. Es evidente que estaban dateados, por lo menos tener la delicadeza de romper la chapa para que no fuera tan obvio”, aseguró Neme.

 

Schokeado, el periodista lanzó una dura crítica. “Sinceramente no tengo rabia. A mí me da lástima por Chile. Siento que estamos todos pagando el precio de una desigualdad brutal, la falta de oportunidad es mucha. Miro esto como un fenómeno. Como me pasa a mí le pasa a muchos otros. Me preocupan los que roban también, porque probablemente el que me robo se va a deshacer de esa cajita con recuerdos sin tener ni un valor por ella y va a robar de nuevo. Hay un tema profundo ahí”.

 

Neme se siente vulnerable, tras el robo que sufrió, por lo que ya tiene ideas para proteger su departamento a futuro. “Ahora voy a tener que dejar 18 chapas para que no pase nada. La primera medida que tomé fue cambiar chapas y poner de refuerzo. Pero no quiero vivir enrejado y lleno de alarmas. La administración tiene que asumir también su responsabilidad”, concluyó.