*

2125784.jpg

Desclasifican salvaje carrete del Huevo Fuenzalida y Marcelo “Chino” Ríos

Autor: admin_copesa / 31 mayo, 2015

La noche del 29 de enero de 2003 figura como una de las más escandalosas en la vida de Marcelo “Chino” Ríos. Tras un cuadrangular de tenis en La Serena donde participó Nicolás Massú y Daniel “Huevo” Fuenzalida como animador, partió un carrete salvaje que terminó a la una de la tarde del día siguiente con el conductor detenido y un escándalo porque, en medio de la fiesta, Ríos orinó a un hombre que luego salió quejándose en televisión. Pero la verdad completa sólo aparece ahora, debido a un reportaje de Primer Plano –VEA AQUÍ EL VIDEO-.

 

Lo que gatilla la revisión del escándalo es la reedición del libro El Extraño de Pelo Largo, escrito por el periodista Nelson Flores, con nuevo material. Por eso el estelar de farándula de Chilevisión revisó el polémico episodio paso a paso, llevando a Fuenzalida a La Serena, donde recorrieron los lugares del carrete. Además, Flores, que también fue testigo de la loca noche, entregó su versión. Estos fueron los testimonios:

 

HUEVO FUENZALIDA:

“Volvimos acá (al hotel) e hicimos una pequeña fiesta, después nos fuimos al Brooklyn, que estaba cerca del hotel, y luego volvimos de allá y seguimos el carrete acá.

 

“En esta terraza hicimos la previa, una vez que llegamos de la exhibición. Me acuerdo que Marcelo se sentó acá, estaba aquí el Nico Massú, había más gente, qué se yo, la típica que uno hace en una previa. La habitación de Marcelo era esta, y quedó igual, porque no llegó a dormir esa noche.

 

“No está el Brooklyn. Esta era la puerta principal y ahí era donde estaban los vidrios. Ahí y abajo era el sector vip. Esa era como la mesa larga que había para toda la gente organizadores del tenis

 

“En ese tiempo, estamos hablando del año 2003, estaban recién entrando las energéticas a nuestro país, por lo tanto se tomaba mucho vodka con energética, whisky con energética, y el roncola lo habíamos dejado a un lado, el ron era más del hotel, pero acá me acuerdo que harta energética.

 

“Marcelo va al baño, yo me acuerdo que lo acompaño. De repente siento como unos gritos. Me doy vuelta y ahí es donde Marcelo está orinando a unos gallos que eran bien altos, rubios, que correspondían a un team argentino, que andaban también en este asunto del tenis.

 

“Y ya era de día, por lo tanto, como era de día, empezó a salir el sol, había que bañarse y ahí es donde los camarógrafos se bañaron. El Chino se bañó feliz, se tiró, y ahí como que obviamente ya estaba bañándose el Chino Ríos, entonces empezó a revolucionar el hotel.

 

“Nos sentamos acá (en las escaleta de entrada al local El Muelle) y nos trajimos las cervezas, y veíamos a la gente pasar. Y ya a las 11, 11.30 de la mañana, y nada… Se empezó a amontonar gente y yo pensé que el Marcelo iba a reaccionar y se iba a ir. Y no, se quedó y de verdad que fue re buena onda con a gente.

 

“En el auto íbamos yo, Jorge Massú, Marcelo Chino Ríos. Ahí yo no me acuerdo, de verdad, sinceramente, lo que pasó. Veo unas balizas de Carabineros, unas motos… Era una cuca y las motos se cruzan adelante. Y me bajo, veo que al lado mío no hay nadie, atrás está Jorge Massú, y al Chino no lo veo por ningún lado. Ahí me voy detenido, a la comisaría de La Serena, debe haber sido la una de la tarde”.

 

NELSON FLORES:

“Esta era una fiesta de amigos y Marcelo, entre puros amigos, se relajó y en esa época le gustaba darse. Me refiero a darse, a tomar, a beber, a pasarlo bien. No era novedad eso.

 

“Marcelo estaba incorregible. A las cuatro y media, cinco de la mañana nada lo detenía.

 

“Yo estaba ahí en el baño, él encontraba que era gracioso rociar al que entrara, hasta que llegó este tipo y no le aguantó. Trató de provocar un incidente, rápidamente lo paramos, que se calmara, que Marcelo estaba un poco pasado de copas, que lo perdonara y todo lo demás.

 

“El (Ríos) consideró que no era nada mejor que bañarse en la piscina del hotel y bajó con su champú, sus instrumentos pal peinado y se empezó a bañar. Se echó champú, se metió a la piscina, tal como alguien está en la tina de su casa, se refregó su largo pelo, se hizo así y empezó a tirar espuma por todos lados.

 

“Massú estaba con una modelo, una del team… No es que Ríos quería ir a meterse, a hacer algo, no quería hacer un trío, quería seguir chupando con Massú, que lo acompañara en la farra, y le tocaba la puerta y le tocaba la puerta. Eso contaba Massú.  

 

“(En El Muelle) Empieza a llegar gente a sacarse fotos, a pedirle autógrafos, y el Huevo con (Jorge) Massú no hayan nada mejor que irse. Entonces dejan a Marcelo con la cuenta. O sea, un perro muerto. Al Chino le cobran, sabían que estaba solo y no haya nada mejor que irse caminando”.