*

2149372.jpg

Gary Medel trapea con Primer Plano: “Ojalá desaparezca”

Autor: admin_copesa / 12 julio, 2015

Primer Plano no mostró algo escandaloso, una cosa tremenda. El programa de Chilevisión, al igual que la gran mayoría de los medios de comunicación, exhibió imágenes de los cracks de La Roja durante sus vacaciones en Punta Cana o Cancún –MIRE AQUI EL VIDEO-.

 

Casi lo mismo que las fotos que algunos de ellos comparten en sus cuentas de Instagram. Sin embargo, el querido Gary Medel, se enojó. Se enojó mucho. Y lo demostró con dos duros mensajes escritos en su cuenta de Twitter @MedelPitbull:

 

Al mejor jugador de la Selección, según encuestas que se hicieron en Canal 13 y otros, se le unió el arquero Claudio Bravo en su Twitter @C1audiobravo:

 

Además, el capitán de La Roja retuiteó mensajes como los siguientes:

 

“Tengo entendido que no pueden ser grabados menores de edad para exposición pública, es delito! Ojo!”.

 

“Si a esta hora usted está viendo #PrimerPlano en vez de los Panamericanos es que tiene la cabeza bien hueca”.

 

“Qué lataaa! No se dan cuenta del daño que provocan arruinando los lindos momentos en familia!”.

 

“¿Y aún vive @_PrimerPlano? Un programa inconsecuente, que hace lo que #NO le gustaría que le hagan a ellos o a sus #hijos”.

 

La ira de los jugadores fue causada por un amplio reportaje del espacio de Chilevisión. Primer Plano envió un equipo a Punta Cana, donde mostraron a Bravo con su familia bañándose en el mar, y a Edu Vargas, su mujer y su hija tomando sol. Son escenas realizadas desde una distancia no invasiva. Incluso el hermano y la mamá de Vargas accedieron a realizar un contacto en directo con el programa desde el domicilio de la familia en Santiago.

 

Del Pitbull mostraron casi lo mismo: imágenes del futbolista jugando en el mar con su familia, caminando por la piscina del complejo turístico donde alojaron, caminando por las calles y poco más. Excepto que, en el caso de Medel, un corresponsal mexicano lo abordó con micrófono y cámara en dos ocasiones, de manera insistente, pero no tanto como un acoso.