*

2182267.jpg

La lucha de Karen Paola para recuperar su verdadero nombre

Autor: admin_copesa / 14 septiembre, 2015

Hace doce años José Miguel Viñuela bautizó televisivamente a Karen Liecelotte Bejarano Flores como Karen Paola. Entonces la jovencísima cantante no tuvo pito que tocar y lo asumió.

 

Pero hoy, tras una década en que realmente nunca se sintió “Karen Paola” e incluso enfrentó inconvenientes por el apodo, Bejarano quiere recuperar su nombre real, como explica en esta entrevista con Glamorama.cl

 

¿Cómo ha sido lidiar con su nombre artístico?

 

“Me tocó perder aviones por culpa de que me ponían en el pasaje Karen Paola y mi carnet dice otra cosa. Perdí por lo menos tres vuelos por esto, porque me pusieron ‘Karen Paola’ y ni siquiera el apellido”.

 

Su apodo se hizo más conocido que el nombre real.

 

“Claro. Igual había gente que me pedía para el tema de los pasajes el nombre completo, pero otros se quedaban con la idea de que mi nombre es Karen Paola”.


¿Cuándo nació el Karen Paola?

 

“Fue José Miguel Viñuela, en Mekano. Estaban Ronny Dance, Cathy Barriga que era la ‘Robotina’, Maluco, Monserrat Torrent que era la ‘Monty, y resulta que mi nombre es medio complicado: Karen Bejarano, mi apellido, y Liecelotte mi segundo nombre. Al José no le hacía juego y,  aparte, tenía que acordarse los nombres de los 45 que éramos.

 

“Entonces se le ocurrió en un momento ponerme ‘Paola’, que yo lo asumí porque me encontraba como media loquilla, como la Paola Oportus. Las dos teníamos pequitas y justo ese día, en una de las pruebas, ella venía antes que yo. Y ahí quedé como Karen Paola”.

 

¿Es difícil convivir con un nombre artístico?

 

“En un comienzo sí, porque la gente me decía Karen Paola y no asumía que era yo, era raro. En las casas comerciales también me colocaban Karen Paola en las tarjetas y las teníamos que volver a hacer. Me empecé a acostumbrar y lo asumí, aunque nunca pensé en cambiar mi nombre real. Sentía que no cuajaba, no era un nombre que me sonara bien. No juntaba ni pegaba.

 

“Con el tiempo la gente me ha ido conociendo por mi apellido. En los eventos me presentan como Karen Bejarano, en la tele también, que es lo que más cuesta. El más contento es mi papá. Para él nunca fui su hija, hasta ahora (ríe). Le decía a sus amigos ‘es mi hija’, y le respondían ‘¿pero cómo? Si es la Karen Paola’. ‘¡Sí, weón, pero si es mi hija, le pusieron otro nombre!’ También fue complicado para ellos”.

 

Ahora busca imponer tu nombre real y dejar de lado el artístico.

 

“Más que imponer, es el real. Me gustaría ser conocida como yo. No busqué ponerme un nombre artístico, me lo impusieron. No es que me moleste, porque mucha gente dice ‘es que ahora le molesta que le digan Karen Paola’. Al no ser mi nombre, nunca lo sentí mío”.

 

¿Cómo es para Juan Pedro, su esposo, vivir con este apodo?

 

“Juan Pedro se tatuó mi segundo nombre porque es súper raro. Le encanta, porque no hay otra como yo, es un nombre solamente mío. No sé si más personas lo tengan acá en Chile.

 

“Mi hijo, que sabe que trabajo en comunicaciones y todo, un día me dice ‘mamá, ¿por qué te dicen Karen Paola si ese no es tu nombre?’. Yo le explico y me dice ‘pero si es más lindo tu nombre real. Yo no te voy a decir Karen Paola’.

 

“Un día no le quise comprar un juguete y empezó a gritar ‘¡ella es la Karen Paola, ella es la Karen Paola! ¡La de la tele!’, como venganza, aunque nunca me dice así. El corrige a los amigos 

y compañeros del colegio: ‘Mi mamá es Karen Bejarano. Le dicen Karen Paola, pero es Karen Bejarano’”.

 

En definitiva, es un problema que le digan Karen Paola.

 

“No es un problema, porque debe tener un peso muy importante para llamarlo ‘un problema’. Sí me trajo consecuencias que no estaban contempladas, y sí me gustaría que la gente me conozca por mi nombre real”.

.