*

Glamorama
Tiago Correa e Ignacia Allamand durante su matrimonio, en abril de 2010. Luego, Tiago y Mayte Rodríguez. FOTOS: ARCHIVOS COPESA y AGENCIA UNO

Mayte Rodríguez asegura que no le quitó el marido a Ignacia Allamand

Autor: Andrés Cantuarias (@A_Cantuarias) / 16 diciembre, 2015

Uno de los escándalos de la prensa rosa de 2011 fue el romance del galán de teleseries Tiago Correa con Mayte Rodríguez, la hija de Carolina Arregui. Tiago estaba casado con Ignacia Allamand. Los tres se encontraron grabando juntos la teleserie Infiltradas, de Chilevisión, que se estrenó ese año.

Cuando debutó la telenovela, Ignacia y Tiago llevaban ocho meses casados. Un tiempo después se supo que Tiago se había enamorado de Mayte. Entremedio Correa y Allamand mandaron un comunicado anunciando su separación, en medio de una nebulosa de fechas que nadie aclaró.

De inmediato los titulares de la prensa del corazón dejaron entrever que Mayte le había quitado el marido a Ignacia. Los involucrados mantuvieron silencio. Los nuevos pololos, Mayte y Tiago, evitaban posar juntos y se enojaban con las preguntas.

Solo ahora, que han pasado cuatro años del escándalo, Rodríguez habló con más profundidad. Lo hizo en el programa Mentiras Verdaderas, de La Red –MIRE AQUÍ EL VIDEO– y esta fue parte de la conversación:

Ignacio Franzani: “Usted está comprometida Mayte. Fuertemente comprometida”

Mayte Rodríguez: “Sí”

Franzani: “Pero así como, en el fondo, no entran balas ahí”

Rodríguez: “No. Estamos bien, estoy bien”

Franzani: “Quiero que me hables de Tiago, ya llevan como 4 años juntos ¿no?”

Rodríguez: “Sí, más o menos”

Franzani: “Esto da pá casorio”

Rodríguez: “Nunca me he inclinado mucho por el tema del matrimonio”

Franzani: “¿Por qué no? ¿No te gustaría? De blanco, subir al altar”

Rodríguez: “No es uno de mis sueños de vida, casarme. Tal vez la ceremonia la encuentro súper linda. O sea, él de blanco, ojalá a pata pelá en la playa, comida con todos los amigos, fiesta. Pero firmar no”

Franzani: “¿Crees que el compromiso puede ser distinto?”

Rodríguez: “Sí, pá mí un compromiso no lo arma un papel”

Franzani: “Es lealtad, es regar la plantita todos los días”

Rodríguez: “¡Todo eso!”

Franzani: “¿Qué es lo que te enamoró del Tiago?”

Rodríguez: “Eee… ¿Qué me enamoró? Que me quiso tal cual era”

Franzani: “¡Chuuu! Gracias we… ¡Con mucho respeto! No, en serio. ¡Así es súper fácil pó compadre!” (Risas)

Rodríguez: “¡Sí poh! No es fácil aceptar a una persona con todas sus penas y con todas sus cosas”

Franzani: “Mayte, cuando me dices ‘hubo momentos difíciles donde uno no sabe cómo enfrentar la situación, qué decir. Hay rabia, hay frustración’. Eso tiene que ver con la situación que tuvo que enfrentar Tiago respecto a su anterior relación, me imagino”

Rodríguez: “Claro, porque él venía saliendo de una relación. De un matrimonio”

Franzani: “Y con otra figura aún más expuesta, no solo en el mundo actoral, sino que también por la nomenclatura de su papá, un hombre de la política”

Rodríguez: “Fue un poco injusto, porque sé que se prestaba pá pensar que había pasado algo durante, pero no fue así, fue después. Entonces ¿cómo lo digo? ¿Quién me cree? ¿Quién no? Al final fue que pase lo que tenga que pasar. Yo le dije lo que tenía que decir a las personas que se lo tenía que decir.

“Al final no hubiese podido sostener una relación si no hubiese sido como desde lo que nos está pasando ahora y esto. Y así fluyó y siento que eso es lo que nos entregamos hoy día también”

Franzani: “¿Qué te pasa cuando en aquel entonces se te apunta a ti como la responsable de la ruptura matrimonial?”

Rodríguez: “Me dio rabia, porque yo sabía que había hecho las cosas bien. No me gustaba que se generara, pero lo entendía, lograba entender el por qué. No es un tema que me acomode, porque estamos hablando de dos personas que no están, pero hablándote desde mí, te puedo decir que en términos de fechas, fue en un momento que ellos ya no estaban juntos y yo estaba segura de eso.

“Entonces, nos hemos entregado cosas lindas y eso es lo importante, con eso me quedo. Siento que, tal vez, si no hubiese sido así existiría una desconfianza entre nosotros. Existirían cosas que hemos sabido sanar e ir hablándolo, conversándolo, porque ha habido honestidad”

Franzani: “¿Cómo recibías en aquellos días… Cómo te hacías distancia de titulares, diarios? ¿Prendías la tele? ¿Cómo reaccionabas frente a lo que estaba pasando mediáticamente?”

Rodríguez: “Haciendo mi vida nomás, concentrada en mi trabajo, y eso”

Franzani: “¿Ese fue el momento donde más mal la pasaste?”

Rodríguez: “No, para nada. Era un momento y ha valido la pena. Todo lo que se habló y qué se yo. En esos minutos tampoco sabía si iba a durar o no iba a durar”

Franzani: “Claro, era una relación incipiente”

Rodríguez: “Pero ya había valido la pena, porque ya nos queríamos, ya existía un cariño. Más allá de lo que pueda llegar a ser, y pasó rápido. Pero sí sentí la injusticia de la exposición”

Franzani: “¿Quedaste con rabia? ¿Con rencor por algo que se haya dicho, que leíste?”

Rodríguez: “¡No! ¿Sabes? Si me preguntas ahora, no me acuerdo de los titulares o de las cosas, ni me acuerdo lo que salió. Sí me quedé tranquila, que la gente más cercana a mí sabían mi versión”

Franzani: “¿Han vuelto hablar este tema con Tiago?”

Rodríguez: “Hace mucho rato que no. A veces los medios lo recuerdan, así como tú ahora lo estás recordando. Pero ya no es tema”.