*

Glamorama
Paty Maldonado desclasificó en Mucho la vergüenza que pasó en Tongoy. IMAGEN TOMADA DE PANTALLA / MEGA

El feroz bochorno de Paty Maldonado con tanga tipo hilo dental en Tongoy

Autor: Andrés Cantuarias / 6 enero, 2016

Paty Maldonado es una gran contadora de historias. La mejor de los matinales. Y esta vez en Mucho Gusto recordó el bochorno que pasó durante uno de sus veraneos en Tongoy –MIRE AQUÍ EL VIDEO-. Tenía 30 años, unos 45 kilos menos y un cuerpo de aquellos:

Francisca Reyes: “Patricia Maldonado, ¿qué hay de cierto en que estuviste a punto de perder la vida en uno de tus veranos por culpa del cochayuyo?”

Karol Dance: “¡Se atragantó!”

Patricia Maldonado: “¡No sean obscenos! Fue muy bochornoso, pero para poder contestarle a este cabro chico, esto fue en Tongoy, tanga, 45 kilos menos, tenía 30 años”

Dance: “La abuela en tanga”

Maldonado: “No espérate, no se usaba tanga, era peor, yo llegué de Brasil con el famoso colaless”

Salosny: “¿Colaless? ¡¿Usaste colaless?!”

Maldonado: “Yo estaba en Tongoy veraneando, en una hostería que se llamaba la Hostería Gálvez, que nos juntábamos todos los artistas. Los pulentos nos juntábamos ahí, íbamos a tirar pinta. Me sacaba mi pareo y quedaba en hilo dental, una cuestión espantosa. Mucho más empelotada.

“De la hostería empezaban a salir los caballeros a tomar el sol. Y yo le tengo mucho respeto al mar. En el buen sentido de la palabra, le tengo miedo. No se me ocurre que el agua me llegue aquí (se toca la cintura), ¡me muero, me ahogo, me asfixio! Las puras patitas.

“Llevé un colchoncito inflable y me puse a la orilla del mar, con mis patitas en el agua, pero tocando la arena y tomando este sol maravilloso de Tongoy. Y fijaté que me quedé dormida. Cuando reacciono, estaba en el medio del mar, sin saber nadar.

“Yo no sabía nadar y las patitas aquí. Hago con mi manito y ‘no hay fondo’. Mis patitas ‘no hay fondo’… Me viene un ataque gigantesco de horror, porque hago así, un poquito con la cabeza, y veo allá algas y lleno de cochayuyo.

“Yo no tenía ninguna posibilidad de salvarme por ningún lado y empiezo a gritar ‘¡por favor, ayúdenme! ¡Me voy a ahogar! ¡Auxilio, no sé nadar!’ Y de repente…”

Dance: “¡Se tragó todo el mar!”

Maldonado: “¡No, estúpido, cállate! Yo sabía que me iba a morir, yo sabía que no tenía ninguna posibilidad. Entonces empiezo a gritar ‘¡auxilio, por favor! ¡No sé nadar, no sé nadar!’.

“Y de repente miro que hay dos piernas, y alguien me mira y me dice ‘¿Patricia, qué le pasa?’. ‘¡Me estoy ahogando, estoy en el medio del mar!’. ‘No Patricia, usted no está en el medio del mar’.

“Miro, y el colchón se había corrido un poquito para acá, y aquí habían unas alguitas y unos cochayuyos. Cuando yo veo a este caballero que dice, ‘yo la ayudo, yo la ‘salvo’’. Me levanta ¡y veo que toda la playa está mirando el show!

“¿Y sabes quién era el caballero que me ‘salvó’? El señor que era entrenador de Coquimbo Unido (José Sulantay). Yo no sabía quién era y le decía ‘¡gracias señor! ¡Yo no sé nadar!’ Qué mujer tan loca pensaba, porque yo tenía mis puras patitas ahí en el agua.

“Comprenderás que al día siguiente yo no volví a Tongoy. Todo Tongoy se enteró. Hace poquito tiempo, me subo a un avión para estar con las viejas –del café concert Cesantes sin Lucas- y me siento, primera fila, y pasa un señor. Me dice ‘cómo está Patricia, buenas tardes, usted me debe la vida a mí’.

“‘¿Perdón?’, respondí. Cuando uno olvida a la gente y le sale lo chora. ‘¿Cómo que le debo la vida?’. ‘¿Se acuerda cuando la ‘salvé’ en Tongoy? Usted me dijo que se estaba ahogando en 5 centímetros de agua’… ¡Es que eso fue escandalosamente penoso!”.