*

Glamorama
Carlos Díaz en el programa Mujer Glam, en UCV-TV. IMAGENES TOMADAS DE PANTALLA

La increíble confesión sexual de famoso y guapo actor de teleseries chilenas

Autor: Andrés Cantuarias / 20 enero, 2016

Ana Sol Romero, la conductora del programa Mujer Glam, que emite UCV-TV, no lo podía creer. El invitado estelar al panel fue el actor Carlos Díaz, talentoso, guapo y conocido por sus papeles en clásicos de las teleseries chilenas como Adrenalina, Amor a Domicilio, El Amor está de Moda y Soltera Otra Vez 2. De pronto, Díaz, de 42 años, confiesa que ha estado con una sola mujer en toda su vida, su esposa, la también actriz Camila Videla –MIRE AQUI EL VIDEO-:

Ana Sol Romero: “A la hora de… es importante que sea una mujer ¿conservadora o más bien de estas que te avasallan?”

Carlos Díaz: “Como yo tengo una pareja estable, llevamos muchos años juntos, yo he sido súper fiel para eso y, de hecho, fue mi primera mujer”

Romero: “¿De verdad?”

Díaz: “Sí, no me da ni un pudor decirlo”

Krishna De Caso: “¿Cuántos años tenías? ¿Cuándo la conociste?”

Díaz: “Yo tenía 21, 22 años”

Romero: “¿Y antes nada de nada?”

Díaz: “Antes nada de nada”

Alejandra Herrera: “¿Puedo contar una infidencia? Yo estaba en la escuela, yo vi cuando nació ese romance. Cuando estaba Carlos en la escuela era muy tímido, muy flacuchento, precioso como era él. Todos los profesores de la escuela se lo querían comer, la mayoría gay.

“Todos decíamos ‘¿Carlitos será gay o le gustarán las mujeres?’. Porque en ese tiempo en la escuela de teatro tampoco era un gran problema, pero como que nadie sabía mucho, porque era muy tímido Carlos. Cuando, de repente, se enamoraron, fue como una explosión. Además que la Camila es bellísima, hacen una pareja preciosa. Estábamos todos felices por él”

Romero: “Mira, le brillan los ojitos. Encuentro súper de hombre lo que tú me estás diciendo. O sea, ‘no tuve otra mujer en mi vida’. ¿No tuviste ningún receso de por medio como para probar?”

Díaz: “Nos separamos un año y medio con la Camila, y no. Cada uno siguió su vida. Estábamos separados, pero juntos igual. No tuve la necesidad y yo lo cuento esto así, abiertamente, porque creo que también es un ejemplo para la gente que le ha pasado lo mismo que a mí. Que sienta que en realidad es normal no estar con cualquier persona, sino que yo busqué el momento.

“Para mí era súper importante el tema de la sexualidad, el sexo para mí es súper importante. Vengo de un colegio católico, de una formación católica muy fuerte. Empecé a estudiar teatro a los 18 años, empecé a trabajar a los 19 años en televisión, en teatro y también seguía en la escuela de teatro.

“Para mí el mundo del teatro y estar con gente grande siempre fue muy fuerte, y también tenía esta cosa metida en la cabeza, que también me reprimía, que había una cosa muy conservadora”

Navas: “¿Pero era un pecado? ¿Querías llegar virgen al matrimonio?”

Díaz: “Sentía miedo, estaba todo junto. Era muy tímido, sentía miedo. Era pudor. Nunca me encontré bonito. Entonces era que tenía que jugar con ese cuerpo, cómo yo me reconocía en ese cuerpo.

“Entonces, cuando encuentro a la Camila, fue un apoyo y ha sido un apoyo muy grande en mi proceso de vida. Estamos juntos ahora. Hasta el momento hemos crecido juntos, ella por un lado, yo por otro, y esto involucra un montón de cosas: sexualidad, conocimiento, intelectualidad, emocionalidad. Ella me ha dado un montón de cosas emocionales y crecimiento emocional.

“Yo me guardaba mucho las cosas, a pesar de ser actor, y ella me ha enseñado a poder expresar, algo que a mis hijos le he inculcado mucho, que diga y hable lo que él necesita”

Romero: “¿Te consideras un buen amante?”

Díaz: “Habría que preguntárselo a la Camila”

Romero: “¡Tú! ¿Te consideras un buen amante?”

Díaz: “Creo que lo paso bien. A veces soy fome”

Romero: “¿Por qué fome?”

Díaz: “Trabajo muchísimo. Bueno, soy director de una escuela de teatro. Hago teatro, hago televisión, hago clases, soy muy obsesivo en muchas cosas. Entonces, llego tarde a la casa”

Romero: “¿Qué es ser fome?”

Díaz: “En realidad llego cansado. Llego a la casa y quiero dormir. Igual soy súper prendido, pero me gusta también descansar”