*

Glamorama
Kathy Salosny se emocionó con la abuelita que roca la flauta en el Metro. IMAGENES TOMADAS DE PANTALLA / MEGA

Salosny se quebró con conmovedor relato de la abuelita que toca la flauta en el Metro

Autor: Andrés Cantuarias / 21 enero, 2016

Carmen Avilés silva tiene 73 años. Es soltera, sin hijos. Es profesora y toca la flauta en el Metro para ayudar a su hermano, de 76, muy enfermo debido a las complicaciones de una diabetes. La señora Carmen saltó a las noticias porque Leonardo Farkas decidió donarle un millón de pesos. Y ayer Mucho Gusto la tuvo más de 40 minutos en pantalla –MIRE AQUÍ EL VIDEO-, contando una historia potente y humana que hizo llorar a Kathy Salosny:

“Yo aprendí a defenderme en la vida de esa forma, desde muchos años atrás. De manera esporádica, lo hacía cuando no tenía trabajo. Me costó mucho trabajar, durante la dictadura nunca pude cumplir mi sueño de trabajar en una escuela pública, pero, gracias a Dios, en Punta Arenas pude trabajar en la Escuela España. Lo hacía de manera esporádica, cuando era demasiada la necesidad. Desde que me dedico de lleno a tocar en el Metro, harán como dos años.

“Después de haber vivido un infierno de 17 años, a veces vendiendo verduras en un carretón, a veces encontrando por fin una escuela y que me digan al tercer día ‘señora por sus antecedentes usted no puede pisar esta escuela’.

“Yo había estado detenida, por corto tiempo, pero lo estuve. Además mi corazón siempre estuvo a la izquierda. Entonces, no era del agrado de los que gobernaban en aquel entonces.

“Mi hermano, aunque está en un muy buen hospital, en una buena comuna donde se preocupan de los pacientes, pero las esperas. Usted sabe que están colapsados los hospitales y los consultorios. Las esperas son muy largas y mi hermano no puede esperar.

“Hace poco lo operé con un excelente oftalmólogo, Andrés Gerhard, del único ojito que le queda y no podía esperar los meses del hospital. Todo salió bien y pudo seguir leyendo, su pasión es leer.

“Eran dos jóvenes lindos en muchos aspectos de su espíritu (con los cuales estuvo a punto de casarse), pero muy inestables, muy dañados quizás por la vida. Cuando ya estábamos viendo los muebles para casarnos, uno me dejó y después el segundo ocurrió lo mismo. Yo casi hago lo de Violeta (Parra). Entonces dije ‘no voy a poder resistir otro desengaño más’, así es que me dediqué a mis alumnos nomás.

“Les agradezco, pero yo no soy ni la centésima parte de muchos compañeros que ahora o están. No sé por qué seguí acá. De repente me sentía culpable de continuar viva… Perdón, yo quiero agradecer tanto amor que ha brotado. Insisto, yo no me merezco tanto. Gracias por ser como son, gracias por su cariño.

“Yo viví algo muy especial cuando estuve detenida en un sótano de la CNI, algo muy especial que no he sido capaz de divulgar como se debe. Caí junto con un lolito, éramos los pingüinos de la época 25 pingüinos, diciendo que la educación es un derecho de todos y no solo de los que pueden pagar, en silencio, sin piedras, sin gritar insultos, nada” –VEA EL RELATO COMPLETO DE CARMEN AVILES EN EL VIDEO-.