*

Glamorama
Kathy Salosny reveló como Nacho Cano, del famoso trío español Mecano, intentó conquistarla en Viña 92. FOTO ARCHIVO WEB / IMAGEN TOMADA DE PANTALLA: CHILEVISION

Explosiva confesión! Salosny desclasificó fulminante flechazo festivalero con Nacho Cano

Autor: Andrés Cantuarias / C. Farías / 23 febrero, 2016

En 1992 Kathy Salosny tenía 28 años y ya era una figura consagrada de la televisión. Mientras que el legendario grupo español Mecano –cuya cantante Ana Torroja, integra el jurado de Viña 2016- estaba en su momento de mayor popularidad gracias al disco Aidalai.

Ese febrero la actual animadora del matinal Mucho Gusto conducía el clásico programa festivalero Aquí Hotel O’Higgins y Mecano era el número estelar del certamen. Actuaron el último día. Y ahora, 24 años después, Salosny reveló en Fiebre de Viña –MIRE AQUÍ EL VIDEO– que Nacho se enamoró de ella. Este fue su relato en el programa de Chlevisión:

“En esa época yo animaba el programa Aquí Hotel O’Higgins. Yo entrevisté al grupo Mecano, incluida Ana Torroja y todos sus integrantes, Ana Torroja y los hermanos (José María y Nacho) Cano. Tuvimos una conversación.

“Yo en esa época era bastante ingenua. Entonces, yo hice una entrevista con el grupo Mecano y Nacho Cano, que es un galán. Después me fui a la piscina, aquella donde se tiran las reinas y todas esas cosas. Después me fui a mi habitación, porque es agotador, y de repente algo surge por debajo de la puerta… Un papel, así, ¡fup!

“Me llega un papel. Lo recojo. Yo digo ‘¿qué es esto?’. Y dice: ‘Hola bella. Encuentro que en la entrevista que nos hiciste con Mecano tus ojos me volvieron loco. Pues a ti ¿te gustaría que tú y yo… Nos juntáramos a tomarnos algo?’

“Al día siguiente, de nuevo, en la tarde. Después de Aquí Hotel O’Higgins, con (el conductor) Juan Guillermo Vivado, llego a mi habitación y de nuevo. Yo figuraba con mi bata de toalla. Estaba expectante, porque a la misma hora llega el papel. Y me fui al baño y me tiré agua.

“No sé si es bueno, porque Ana Torroja esta acá. Bueno, esto fue en el año 90 –en realidad, Mecano vino a Viña en 1992-. Entonces, yo estaba con toalla, igual esperaba. (El papel) Decía: ‘Entiendo que no es fácil, pero yo espero que me des una luz de esperanza’.

“Todo esto escrito a mano, y punto, punto, punto. Y dice ‘podemos salir y vernos alguna vez, me tienes prendado’. Firma Nacho Cano. ¡No puedo creer que esté contando esto! Me puso su número y toda la cosa. Fueron varios días. Entonces yo veo esto, yo con la bata, y sabía que él estaba ahí, me tira el mensaje. Y me fui al baño y me escondí.

“Fueron varios días, como cinco días, a la misma hora. Fue sistemático, porque él me quería conquistar. Pero nos veíamos en el hotel, en el (ex discoteca del Hotel O’Higgins) Tatoo. Había miradas.

“Finalmente me llegó el último mensaje y yo lo esperé. Persistente, porque tenía que irse a España. Yo estaba confundida. ‘¿Qué hago? ¿Voy o no voy?’. Y de repente llega el último mensaje, era muy breve y dice: ‘Veo que no hay ningún interés’.

“Nunca le respondí ningún mensaje. Nunca le dije nada. Me lo topé en un pasillo. Me queda mirando, me dice (Kathy realiza un gesto negativo con la cabeza). Y yo le digo (encoge los hombros)”.