*

Glamorama
Andrés Caniulef lloró en Maldita Moda porque su mamá está "muy mal" luego de que él contara en pantalla que es gay. IMAGEN: TWITTER @MalditaModaCHV

Caniulef llora: Su mamá está muy mal porque el periodista contó que es gay

Autor: Cristián Farías Ravabal / 21 marzo, 2016

Fue un paso más o menos forzado. El transformista José Miguel Navarrete, con su personaje “Botota Fox”, hizo una de las cosas más incorrectas que hay en televisión: preguntarle a alguien si es gay, tratar de “sacar del clóset” a una persona. Pero Andrés Caniulef se hizo de valor y respondió “sí” –MIRE AQUÍ ESE MOMENTO-. Sin embargo, esta decisión le causó dolor a su familia, en especial a su mamá.

Así lo reveló en Maldita Moda el periodista de Chilevisión –VEA ACA EL VIDEO-. Entre lágrimas, el animador de SQP explicó que sus padres tienen 70 años, que nunca entenderán que su hijo sea gay y que, además, hay personas que los han llamado para criticar la decisión de Caniulef de asumirlo en público, involuntariamente, tras la intervención de la “Botota”:

“Hay una cosa con los tiempos que no necesariamente tiene que ver contigo. Porque yo tengo mi vida resuelta hace mucho tiempo, y mi sexualidad resuelta hace mucho tiempo, pero mis papás no.

“Yo soy una persona feliz. Y eso lo celebro y viva la vida de la mejor manera posible. Por lo tanto, en lo que compete a mí y a mi núcleo familiar, mamá, papá, hermanos, es solamente de nosotros. Entonces, toda esa gente que llama hoy día a mi casa, o a la casa de mis papás, vivan sus vidas, no se metan en las nuestras.

“Nunca he disfrazado ni inventado nada de mi sexualidad. Pero el punto es que uno es uno y sus circunstancias y quienes lo rodean. Y hay respeto porque, insisto, nuestros padres son de otra generación, a quienes les cuesta mucho más entender.

“Eso es lo más difícil. Porque yo me puedo hacer cargo de lo que a mí me pasa, pero también me tengo que hacer cargo de lo que le pasa a mi madre, por ejemplo. Porque ella se ve enfrenada en este minuto a una situación bastante compleja (llora).

“Además hay gente que se siente involucrada. Que llama pidiendo explicaciones y también juzgan en alguna medida. Yo siempre tuve presente eso. Nunca lo dije de manera explícita, pero obviamente en mi vida se desenvuelve también…

“Fue un segundo en que pasan todas estas cosas. No lo había dicho antes, y una vez me lo preguntaron en un programa. Mi respuesta fue, que es lo que pude haber dicho ahora, que eso no debía preguntarse, que nadie tenía derecho a tratar de sacarte una verdad que obviamente tú, en ese minuto, a lo mejor no estás preparado para contar. Fue hace como tres o cuatro años y yo no estaba preparado para contarlo porque tenía un compromiso con mi familia. Porque a ellos les costó mucho el tema.

“Pero siento hoy día, y también lo digo con dolor, que yo me tengo que hacer cargo, independiente de lo que le pase al resto. Hay cosas que hay que mejorar en este país, como que esto no sea un tema y que nadie tenga que pasar por este difícil trance. El primero en contarle a tus papá y enfrentar tu realidad frente a ellos que, insisto, para mí siempre fue clara y natural, pero para ellos a lo mejor nunca lo va a ser. Y eso es lo difícil. El cariño está, pero lo difícil es sentirse culpable del dolor que están sintiendo ahora.

“No (lo llamaron sus padres). Tengo un mensaje de mi hermana, que me llamó justo antes del programa, contándome que mi mamá estaba muy mal. Yo sabía que podía pasar algo así, ni siquiera me atreví a llamar y he estado… El programa entero lo hice con esa idea en la cabeza. Y ayer estuve también todo el día con eso. Tratando de escapar… Pero no se puede. ¡Y finalmente uno termina en esto, en lo que uno no quiere hacer nunca, que es llorar en pantalla!

“El mensaje más importante hoy día es que esto tiene que ser natural. Y ese segundo, que pasó la idea, la imagen de mi familia, pasó todo este cuestionamiento que yo tenía respecto a hacerle daño al resto con un ‘sí’. Pero también siento que ese ‘sí’ va a valer mucho más. No sólo para mí, sino para muchos.

“Yo soy feliz, y eso es lo que le quiero transmitir a mi familia. Mis hermanas, por ejemplo, que son más chicas, que al menos te entienden de mejor manera… La religión también cruza entremedio, que lo hace más difícil y más turbulento, pero para los papás de uno siempre va a ser más difícil. Para los papás, en general en Chile, es un tema difícil de tratar.

“Para una persona de 70 años puede ser inentendible, puede ser que nunca entre en su cabeza y se explique finalmente qué significa. Pero, bueno, son la familia, el cariño está y lo sé. Simplemente me encantaría que la sexualidad de las personas no fuera un tema y que tu familia no tuviera que sentirse dolida o afectada por algo tan natural como ser gay”.