*

Glamorama
La Mañana y Bienvenidos: Comida en los matinales. IMAGENES TOMADAS DE PANTALLA / CHILEVISION y WEB

Matinales glotones: Los excesivos y engordadores banquetes en pantalla

Autor: C. Farías / C. Z. / 19 julio, 2016

SQP puso ayer un tema sobre la mesa: Los matinales se llenan de comida.

Mesones repletos de recetas en vivo, mezcladas con un banquete de platos ya preparados de todo tipo. Un festín de azúcares, grasas saturadas y calorías que los animadores y panelistas gozan frente a la cámara. En ocasiones, la imagen de una de estas figuras zampándose un suculento bocado se transforma en chiste en el mismo espacio. Esto, mezclado de vez en cuando con el consejo y tips saludables de un nutricionista, o el rostro que es muy medido en lo que prueba.

El programa de farándula de Chilevisión destacó una carta escrita a LUN por el lector Patricio Morales Monroy, quien hizo la siguiente crítica:

“Los programas mañaneros de la televisión abierta dejaron de ser entretención. Ahora son programas de quién engorda primero, con las tremendas panzadas que se dan, a vista y paciencia de los televidentes”.

Ante esto, el espacio fue en busca de figuras de los matinales –EL VIDEO AQUI– y esto fue parte de lo que manifestaron:

Kathy Salosny: “Que la gente diga lo que tenga ganas de decir. Si comemos mucho, está bien que les moleste. Hay gente que le encanta. Hay gente que no le gusta. A otros que les gusta más… Si tanto no como. Como algunas cositas. Picoteamos. Pero hago deporte. No hay rollos”.

Martín Cárcamo: “Muy difícil. De hecho, yo almuerzo en el matinal. Ya no almuerzo en otra parte, porque hay tanta comida. O sino ya estaría con cinco kilos más. Uno engorda porque hay desayunos muy abundantes, comidas muy abundantes. Y uno tiene que mostrarle cosas ricas a la gente, para que se entretenga”.

Javiera Contador: “Yo creo que hay espacio y espacio. Nosotros, por lo menos, tenemos una nutricionista que habla bastante de esta situación. Y generalmente lo que se hace es que uno está promocionando pymes, emprendimientos, gente que está trabajando en distintos barrios de Santiago, o de Chile, con productos que tienen relación con la comida. Entiendo que alguien pueda decir ‘ah, comen todo el día’. Y, si prendes en un momento la tele, seguro que van a sentir eso.

“Yo ahora estoy comiendo menos, porque o sino uno engordaría mucho, la verdad. Y sí, uno trata de cuidarse. Pero yo pruebo para la cámara. Si alguien viene para probar su producto, uno no puede decir que no. Es como feo”

José Antonio Neme: “No hay que ser tan grave. Si a ese señor no le gusta el espacio de la cocina, que vaya a ver Netflix… Es como mucho la crítica. Encuentro que no hay que ser tan grave. Sí, la cocina tiene un espacio y se genera una situación bien espontánea.

“Al menos yo trato de permitirme la comida en la mañana, sobre todo porque es en la mañana, que todo el resto del día vas a entrenar, a hacer deporte, funcionando. Así es que me permito probar algo. Digo ‘ya, a ver, de todo lo que hay aquí en la mesa, ¿qué es lo que más me gusta y quiero probar?’”.

Carola de Moras: “Claro, hay tentaciones, porque uno toma desayunito. Te mandan cosas ricas, de repente, de regalo, de las pastelerías o de los cafés. Pero, pucha, nosotros estamos cuatro horas al aire. Llegamos, la mayoría de nosotros, muy temprano, sin tomar desayuno. Así es que tomamos nuestro desayunito, que consta de esas cosas ricas.

“Uno tiene que moderarse. Tentación hay en todas partes. Uno pasa por la calle, ve la pastelería abierta y no tienes por qué decirles que no tengan la vitrina abierta como para no tentarse. Va en cada uno lo que quiera comer, cuánto quiera comer y hasta dónde quiera comer”

Pancha Merino: “En el fondo, se come porque se está enseñando a cocinar. A esa hora están las dueñas de casa, que dicen ‘¿qué voy a hacer de almuerzo?’. Una rica receta y se le ocurre algo. De eso se trata la vida. A Todos nos gusta comer… Si uno es tentada, engorda. Pero ojo, yo como, pero voy harto al gimnasio”.