*

Glamorama
Pascual Fernández desconsolado en Mucho Gusto. IMAGEN TOMADA DESDE PANTALLA / MEGA

¿Por qué el sex symbol del reality Volverías con tu Ex, Pascual, llora tanto?

Autor: A. Cantuarias / 5 julio, 2016

Pascual Fernández es el más musculoso y el más tatuado de los galanes de ¿Volverías con tu Ex? También el más introvertido y reflexivo. Rudo por fuera, sensible por dentro. Por eso se convirtió en el nuevo sex symbol del reality que finalizó la semana pasada. Y estas cualidades suyas salieron con todo ayer en Mucho Gusto.

Las figuras femeninas del matinal que ocupa el primer lugar de rating estaban totalmente conmovidas por el ex policía español que lloró y lloró, como un niño, por la pérdida de su padre, hace poco más de un año.

Kathy Salosny le tomaba el brazo. Ivette Vergara le hizo nanai. Y Pascual inconsolable –MIRE AQUI EL VIDEO-. Esto fue parte de lo que se dijo:

Kathy Salosny: “La pérdida de tu padre fue recién hace un año. O sea, yo creo que todavía están en un proceso de duelo”

Pascual Fernández: “Sí, de hecho todavía yo creo que no lo he llegado a superar. Me dan bajones, es normal”

Ivette Vergara: “¿Tienes fechas? ¿Te vas imponiendo fechas? ‘Un año para estar en Chile, para ver cómo me va’. ¿O lo que se te presente en la vida?”

Pascual: “Cómo te dije, en un minuto suelo tener todo bastante controlado. Y sí, me he puesto fechas”

Salosny: “Estás con penita”

Karen Bejarano: “Está solito poh, Kathy”

Salosny: “También el tema de su papá, es muy poco tiempo. Tú llegaste a Chile y entraste a este reality con esta pérdida, no es menor. Pérdida para ti y para tu familia. Y estás conectado a esa pena ”

Karen Paola: “Es bueno echar a fuera”

Salosny: “Es muy reciente”

Pascual: “No puedo llorar en este programa, que está al aire”

Vergara: “Es rico ver que eres persona. Ante todo, da lo mismo si eres hombre, mujer, niño. ¡No importa! Las cosas duelen en el alma. Es muy bonito ver que una persona demuestra sus sentimientos. Llorar nos sana el alma”

Pascual: “Sí, aparte que a mí no me avergüenza llorar. Si al fin y al cabo es algo normal. No es ni menos hombre por llorar, ni más hombre”

Salosny: “Qué es lo que más extrañas de tu papá?”

Pascual: “No sé… (se quiebra)”

Salosny: “Chiquillos, ¿me pueden traer un vaso de agua? Por favor. Sabí qué, Pascual, estabas muy contenido”

Paty Maldonado: “Yo lo entiendo. Es muy poco el tiempo, Pascual. Por más que uno quiera y por más que uno diga ‘es parte de la vida’. Eso es una falacia. Porque no hay día de Dios que uno no se acuerde de los detalles, de las tallas, de las bromas, de los retos, de todo. Yo todos los días tengo a mi padre presente y lo voy a tener hasta el día que me muera. Así es que te entiendo perfecto”

Pascual: “Estaba en mi casa, por ejemplo. Él siempre estaba sentado en la puerta. Yo estoy allí y esto… (no puede seguir debido al llanto)”

Salosny: “Uy que era necesario tener una catarsis”

Pascual: “Yo estoy como si fuera él. En su lado, sentado. Mi padre era súper buena gente y como dicen siempre se van…”

Karen Paola: “Los buenos se van antes”

Pascual: “A parte, de la puta manera que se fue. En un mes, en un hospital. No pudo ni disfrutar. No vio, ni nada. Me compré un coche. No lo pudo ver el pobre. Siempre había querido haber visto mis hijos. Yo fui muy duro con él, mucho”

Salosny: “¿Por qué?”

Pascual: “Es mi forma de ser. Tenemos nuestras diferencias familiares. Hemos tenido nuestras historias”

Salosny: “Sientes que quedaron cosas pendientes”

Pascual: “Sí, es eso. Aparte a mí los eventos me cuestan tanto. Yo cuando me fui, me despedí de él un miércoles: ‘Papá me voy para un evento, te veo el viernes’. Ya cuando llegué, el viernes, estaba en coma. Entonces es como ‘me fui de fiesta, me fui a trabajar y cuando volví ya estaba en coma”

Salosny: “¿Qué te hubiera gustado decirle a tu papá?”

Pascual: “Lo típico. Bueno, él ya lo sabía. Lo que pasa es que yo no soy mucho de decirlo. Pero sí que quizás me hubiera gustado hacer las cosas diferentes con él. Así que ya sabeís, aprovechen vuestro tiempo, que luego sí que es verdad que os arrepentís. Y bien, pero buen, ahora intentaré homenajearlo con mi hijo… Cuando tenga”.