*

Glamorama
Carlos Pinto condujo por más de 10 años el programa El Día Menos Pensado. FOTO: ARCHIVO COPESA

El terrorífico pacto que hizo Carlos Pinto

Autor: C. Z. / 7 julio, 2016

El Día Menos Pensado fue un programa que marcó una etapa en la televisión chilena. El extinto espacio de TVN estuvo más de 10 años al aire contando historias, supuestamente reales, de hechos paranormales, o sin explicación científica, que atrapaban al público y lograban una buena sintonía.

Carlos Pinto lo lideraba con su particular estilo. Y muchas de las historias que relataba tenían que ver con fantasmas o espíritus. Una situación que aterraría a muchos. Sin embargo, el conductor las asumía con valentía. A pesar de eso, vivió episodios que lo llevaron, incluso, a tomar medidas preventivas. -VEA EL VIDEO CON EL CAPÍTULO ACÁ-

En entrevista con Mentiras Verdaderas, Pinto reconoció que, aunque ha sido un escéptico en este tipo de temas, realizó algunos rituales para protegerse. Uno de ellos fue una especie de “pacto con fantasmas”. Así lo reveló en el estelar de La Red:

Ignacio Franzani: “Carlos Pinto no cree en lo paranormal. ¿O no es tan así?”

Carlos Pinto: “No sé si es la palabra. Quisiera no ser tan drástico en eso. A ver, si nosotros nos imaginamos que hay un creyente, un ateo y un agnóstico, y yo estoy viendo este vaso, que es traslúcido, pero supongamos que no es traslúcido, que es oscuro el vaso, todos apostamos si hay algo ahí. El creyente va a decir ‘sí, allí hay algo, ahí hay algo’. ‘Ahí puede estar Dios’, según el creyente. Pero está en la misma distancia del vaso y no ve nada. El ateo tampoco ve nada y dice ‘ahí no hay nada’. Y el agnóstico también está equidistante del vaso. Tampoco ve su interior y dice ‘yo no veo nada, pero si hubiera algo, creería en eso’. El beneficio de la duda”

Franzani: “Cuando hiciste El Día Menos Pensado, ¿hubo algún caso, hubo alguna imagen, hubo algo que te hizo dudar? ¿Hubo presencia anormal que te hiciera dudar que eso podía ser real?”

Carlos Pinto: “Mira, yo partí siendo bastante escéptico. Pero me encantaba la historia que la gente me contaba. Y yo nunca dudé de su punto de vista. La verdad, para mí, es relativa. Ellos me lo cuentan como un hecho irreversible. Y eso me encantaba. Yo, en la particular, decía ‘me encanta que me cuenten mentira’. ¿Cómo puedo comprobar que tu abuelo muerto, tu tatarabuela, vino y te dijo algo al oído que cambió tu vida? No hagas eso, y tú no lo hiciste, gracias a ese consejo, tu vida después cambió. Tú me la cuentas con una emoción y me cuentas ‘mi abuela me apareció tal cual’. Y yo te escucho a ti eso. Bueno. Lamentablemente si yo le digo ‘dile a tu abuela que vuelva mañana para grabarla’, Nunca viene más la abuela.

“Yo nunca hice eso. ‘Creí ciegamente en tu historia, en tu mentirilla’. ‘Tú eres responsable de esa mentira’. Yo lo acepto. Es una idea incomprobable. Es una verdad virtual. La verdad de mea culpa es una verdad de hecho. Está inscrita en el proceso. La verdad del Dia Menos Pensado existe, pero es virtual”

Franzani: “En El Día Menos pensado, en la carga, ¿cómo lo hacías para dormir tranquilo en la noche con esta cantidad de información?”

Pinto: “Yo quiero confesarle al público algo muy importante. Yo tengo actitud de tipo muy valiente. Te digo, mis grandes temores y pesadillas tienen que ver siempre que algo me va a suceder, que abro una puerta y allí hay algo. Y la abro y no hay nada. Pero me asusto. Mi corazón me salta, ¡terrible! Despierto y recupero mi identidad a los 10 segundos. Pero viví un susto terrible, siempre pensando en esa cosa, en la cual yo no creo, o dudo, o soy escéptico, y me acerco al vaso a ver, esa actitud, de acercarme al vaso, y ver desde arriba, es algo que yo tengo temor a hacerlo.

“Por eso que cuando sueño, digo ‘ojalá no me aparezcan’. En una oportunidad, en mi soledad, dije ‘voy a seguir haciendo mea culpa’, pero si existen los fantasmas, ‘háganme el favor de no molestarme a mí’. ‘De verdad, hago todos los programas que ustedes quieran’”

Franzani: “O sea, hiciste un pacto con los fantasmas”

Pinto: “Pero, a viva voz, dije ‘no me molesten a mí’. O sea, ‘déjenme seguir desconociendo la existencia que hay al interior de ese vaso, de ese misterio, que yo lo voy a hacer encantado’”

Franzani: “Con respeto, digamos”

Pinto: “Tú me cuentas una historia, y yo voy a hacer de tu historia, porque tú te puede coludir con un amigo y decir ‘mintámosle a este tipo’. Es difícil inventar una mentira tan larga, tan articulada. Pero no quiero ser investigador. ‘Yo te la compro. Tú responderás por ella. Y si te la has inventado, que los fantasmas te salgan a ti, no a mí’.

“A ver, ¿cuál es mi confesión? Mi confesión es que yo soy súper vulnerable a esas cosas. Te digo, yo estando en el cementerio y grabando, y la productora me pregunta ‘oye, Carlos, ¿vas a querer pizza?’. Pero en el momento que me tocó, yo salté. Estábamos grabando en el cementerio en la noche. Pero yo estaba sentado en la silla de director, porque todos teníamos la misma silla, pero me toca la espalda y yo salté. Eso fue terrible.Te digo: Estoy siempre pensando que todo puede ser. Es que en la vida todo puede ser”.

Franzani: “Cuando negociaste con esos fantasmas, cuando hiciste ese trato, ¿nunca te molestaron? ¿Nunca pasó nada?”

Pinto: “Nunca me ha pasado nada. Y si sentimos ruido, soy de aquellos que va a ruido. Yo me subo al avión teniendo miedo a volar. Allí hay un acto bastante heroico en lo personal. Pero voy así, voy así”.