*

Glamorama
Neme volvió a sufrir un atraco. IMAGEN: INSTAGRAM

Otra vez le robaron a José Antonio Neme!

Autor: Andrés Cantuarias / 7 julio, 2016

A José Antonio Neme lo tienen de casero. En mayo de 2015 al protagonista del área de prensa de Mega le forzaron la cerradura del departamento y se llevaron cosas que para él tenían gran valor sentimental más que económico.

Luego, este año, fue víctima de un dramático portonazo del cual salió indemne. Y ayer en Mucho Gusto –MIRE AQUÍ EL VIDEO- reveló que durante su viaje de vacaciones, en Madrid le robaron el pasaporte, la tarjeta bancaria y el teléfono. Pero José Antonio reaccionó rápidamente. Este fue su relato:

“Yo tenía un vuelo a las tres de la tarde, de Madrid a Roma, para tomar la conexión a Chile. Estoy sentado con un café en la Gran Vía, con un quequito. Tenía en mis pierna, mi pasaporte, mi tarjeta de crédito y mi celular.

“Se acerca una niña muy chiquitita, doce años, trece años, no tenía más. De ojitos claros, pelo muy largo y una túnica. Ella va como a tomar parte de mi queque. Pensé que quería sacar mi queque y dije ‘bueno, tendrá hambre la chica’. Le dije ‘¿quieres llevarte el queque?’ y tenemos como un segundo de conversación. Hace ‘no, no, no’ y se va.

“Un segundo después miro mis piernas y no estaba ni mi pasaporte, ni mi tarjeta de crédito, ni el teléfono móvil. Me paro y corro detrás de ella por la Gran Vía, que es como la Alameda, llena de gente. La tomo por los hombros, una niña de este porte, y le digo ‘tú me robaste mis cosas… Yo no tengo dinero ahí, yo no tengo dinero…’ Dice ‘no, yo no tomé tus cosas’.

“Como no quise forcejear con ella, ni tocarla, porque pude meterme en un problema mayor, entonces dije ‘okey’. Volví a la mesa a revisar que no hubiese nada ahí y dije ‘tiene mis cosas’ y comienzo a correr detrás de ella. La pierdo en el camino y la gente me va diciendo ‘por acá’, ‘dobló por la esquina’, ‘dobló por el otro lado’. Yo subía… Mira, era como de James Bond, te lo juro.

“Corría desesperado porque sin pasaporte, sin tarjeta de crédito, sin teléfono ¿cómo avisaba? O sea, nada. Corría, corría, corría. La gente misma iba diciendo y yo gritaba ‘¡esa niña tiene mis cosas! ¡Tiene mi pasaporte!’. No la veía a ella, porque eran unas callejuelas por Malasaña ¡Imagínate! Chiquitita.

“En algún momento llego a una esquina y había un policía que estaba de civil, saliendo de una panadería, escuchó mis gritos y toma a la chica. Me acerco y le digo ‘tú tienes mis cosas’. Y la niña, de acá del brassier, se saca el pasaporte.

“Tenía un vuelo a las tres de la tarde y eran ya las dos. Se saca el pasaporte, se saca la tarjeta de crédito y se saca el teléfono móvil. Entonces le digo: ‘¿Por qué tú me hiciste esto? Porque ni siquiera tenía dinero. Si tú me pides dinero yo te doy dinero’.

“La niña era rumana. Generalmente son mafias que usan niños para esto. Llegó la policía, me dijeron que si quería presentar algún tipo de denuncia. Le dije ‘en realidad no, me voy al aeropuerto ahora’. La gente se juntó ahí, la niña estaba atemorizada también. Dije ‘déjenla que se vaya tranquila. Tú me hiciste un daño, pero déjenla que se vaya tranquila. Probablemente no es la culpable directa de esto’”.