*

Glamorama
Cata Edwards y Don Lolo, a quien siempre le compra frutas y verduras en la feria. TODAS LAS FOTOS: EDUARDO ANGEL

Un muy ajetreado día en fotos con la reconocida Cata Edwards

Autor: Carlos Zúñiga / 8 junio, 2018

Catalina Edwards se levanta a las 04.45 de la madrugada –VEA ACA TODAS LAS FOTOS DE UN DIA CON CATA-. Y no para hasta las once de la noche, cuando cierra sus ojos para dormir unas seis horas, lo que necesita para seguir con toda la fuerza como rostro de las noticias de Mega, figura radial del mismo canal, esposa, madre de su adorado Juan Pablito y una persona que ama la vida sana y el fitness y entrena sagradamente seis días a la semana.

La “Cata” comparte en esta nota publicada en la sección Glamorama del diario La Cuarta uno de sus intensos días en los que se desenvuelve con profesionalismo, simpatía, calidez y muchísimo trabajo:

4.45 AM “Tomo desayuno en mi casa, un café con leche de coco y quínoa con un poquito de frutos secos y yogur. Reviso la prensa y me informo, especialmente los temas en los que estamos trabajando, porque después del noticiario matinal hago el programa de economía en radio Infinita.

“Además, a esta hora Europa está funcionando y están los cierres de las bolsas en Asia. Me voy al canal con toda esa información súper fresca”.

6.00 “Llego a Mega vestida con la ropa con que voy a salir en pantalla. Me maquillan y retocan el pelo. Rara vez, sobre todo en invierno, me voy con el pelo mojado. El equipo de peluquería y maquillaje del canal es increíble, me mato de la risa con las chiquillas, siempre echamos la talla.

“La Zafira me ayuda muchísimo, se preocupa de todos los detalles de presentación personal y es un apoyo súper grande para mí. Los quiero un montón, porque llegar a un lugar de madrugada, muerta de sueño y con ganas de quedarse en la cama, es llegar a un lugar alegre, con buena onda, donde me siento súper querida”.

6.30 “En el Ahora Noticias Matinal revisamos los diarios con José Antonio Neme o Rodrigo Herrera, con quien me ha tocado estar esta semana. Me gusta mucho comentar la actualidad con distintos puntos de vista.

“Ahí me tomo un tecito verde y de repente picoteo las sopaipillas que lleva la señora Mari. Aprovecho de leer todos los diarios de circulación nacional y por supuesto que, entre ellos, La Cuarta”.

8.00 “Salgo del estudio de noticiero y cruzo a la radio, que está en el mismo Mega. Cambio el switch y me reúno con el editor de este espacio de economía que va de 9 a 10.

“Otro café y unas calugas de biotina, que son vitaminas para la parte estética. Son dos, exquisitas, como con sabor a frutilla, que compro en Estados Unidos. Muy buenas. Tienen vitamina H y B”.

10.00 “Me siento frente al computador a preparar el programa de radio de la tarde. Estoy harto rato leyendo y estudiando, porque no soy economista, por lo que tengo que aplicarme mucho”.

12.00 “Luego de un sándwich o algún snack, al mediodía estoy sagradamente entrenando. Entreno seis días a la semana, durante aproximadamente dos horas. En general descanso los lunes, pero es variable.

“Una jornada a la semana es de pesas y acondicionamiento físico con mi entrenadora de toda la vida, Paty Domínguez. El resto de los días, running. De estos cinco días de running, uno lo hago con un entrenador. Corro y hago repeticiones. Siempre estoy entrenando con un objetivo.

14.00 “Almuerzo ensaladas con proteínas, muy poco carbohidrato. Los jueves voy a la feria a comprar frutas y verduras. Mucho tomate, harta fruta para mi hijo, frutillas y uvas, pero en esta época empieza a sufrir, porque se va la temporada. Voy donde Don Lolo, mi casero, tiene todo lo mejor.

“La feria se va moviendo de lugar dependiendo del día. Se pone en Manquehue, en el Parque Juan Pablo II, pero esta vez se instaló en Vitacura”.

Tarde “Voy a buscar a mi hijo al colegio todos los días y hago la pega de mamá: hacer las tareas y estar con él. Tomamos tecito con Juan Pablito, un pancito, súper normal. Entremedio preparo el programa de radio de la tarde, Lo Que Faltaba, con José Antonio Neme. No paro”.

20.00 “Vuelvo a mi casa, estoy con mi hijo y lo acuesto. Picoteo algo, dependiendo lo que tenga que entrenar al día siguiente. Hoy, como tenía que entrenar un poco más, me comí un plato de arroz blanco, sin nada, porque no me gustan los carbohidratos muy aliñados. Pero mi dieta no es tan estructurada. Sé qué comer. Puede ser atún, o tres huevos revueltos, por ejemplo. Me encanta el huevo, todos los días.

“También estoy con mi marido. Es el único momento del día en que lo veo. Siempre tenemos un momento para estar juntos, hablar, saber cómo estuvo su jornada”.

23. 00 “Es lo más tarde que me puedo acostar. Si duermo seis horas, amanezco bien”.