*

Glamorama
Cristián Sánchez en una imagen de archivo de la gala del Festival de Viña de 2016. AGENCIA UNO

Cristián Sánchez desclasificó incómodo episodio con su suegra: “Fue terrible… no me quería”

Autor: A. C. / C. Z. / 9 agosto, 2018

A Cristián Sánchez le costó ganarse el cariño de Rose Marie Fonck, la madre de Diana Bolocco. Corría el año 2007, en el apogeo de su pololeo con la hermana de Cecilia, cuando conoció a su suegra. Y no fue un grato momento para el conductor del Muy Buenos Días.

“La conocí en mayo 2007. Fue terrible… cuando empecé a pololear con la Diana, no me quería”, comenzó relatando Sánchez en el matinal de TVN.

Chiqui Aguayo empezó a interrogarlo sobre el tema. Fue ahí cuando Cristián relató la historia y contó cómo se ganó el “amor” de su suegra:

Chiqui Aguayo: “¿Cuánto tiempo llevabas pololeando cuando conociste a tu suegra?”

Cristián Sánchez: “Cinco meses”

María Luisa Godoy: “¡Tanto tiempo!”

Aguayo: “Es que le daba vergüenza presentarlo”

Sánchez: “Me tenían oculto (risas). De repente, no sé si fue una buena o mala medida. Mi presentación oficial va a ser en el cumpleaños de la Cecilia, 19 de mayo. Yo no entendía nada. De repente ya, vamos a ir al cumpleaños de la Cecilia’”

Aguayo: “Doble estrés. Cumpleaños muy, muy top y presentación de familia. Pastilla de carbón por lo bajo.

Risas en el panel.

Sánchez: “Llegamos en el auto y de repente veo luces, luces, flashes, flashes. Una horda de mis colegas periodistas”

“Voy entrando con la Diana, de la manito, iba entrado al hall y de repente había una clásica chimuchina de conversación. De repente pongo un pie en el living y silencio. Algo peor, Diana suelta mi mano”

Godoy: “¿Por qué tu suegra te tenia mala?”

Sánchez: “Por mis antecedentes”

Andrea Arístegui: “Tenía toda la razón”

Sánchez: “Estaba todos en el living sentados. Llego, pongo el jarrón (regalo para Cecilia) en el apoya vasos del sillón y puaj (se quiebra)”

Aguayo: “¿Y nadie dijo nada?”

Sánchez: “¡Silencio! Nadie dijo nada, y yo rojo. Empiezo a saludar. Lo peor estaba por venir. Los últimos eran mis suegros. Llego, saludo a don Enzo, una autoridad. De repente voy a saludar a mi suegra, le voy a dar un beso, y me da la mano”

Risas en el set.

Sánchez: “¡Saludo gélido! No me salieron las palabras. Lo único que atiné: ‘hola, ¿cómo está?, un gusto, mañana le traigo de vuelta el jarrón’”

Chiqui: “¿Y qué te dijo ella?”

Sánchez: “No dijo nada, si tampoco era la cumpleañera, era la Cecilia”

Risas en el set.

Sánchez: “¿Puedo contar cuando la encaré? Ahora lo pienso y fui bien cara dura. Lo que pasa es que, efectivamente, me decía que yo era ‘corazón de alcachofa’. Le dicen eso a la gente cuando se enamora mucho. Entonces, la familia de la Diana hace un viaje anual y este fue mi primer viaje anual.

“Entonces, mi suegra hace el comentario del ‘corazón de alcachofa’, ‘que te andai enamorando en todos lados’, y yo no sé de a dónde lo saqué. Le dije ‘suegra, estoy cansado de esto’. Entonces le dije, ‘suegra, pare ahí’. Le digo ‘señora Rose Marie, estoy cansado de esto’. Le digo ‘usted ha creado o se ha creado en su cabeza una falsa idea de mí. ¿Por qué usted no puede confiar en que alguien puede cambiar?’. Le empecé a tocar la fibra. ‘Por favor le pido que haga borrón y cuenta nueva y conózcame desde ahora en adelante. No tenga prejuicios respecto a mí’. Se emocionó, me abrazó y esa vez me besó. Ahora con mi suegra nos amamos”.