*

Glamorama
Fernando Villegas en una imagen de archivo. FOTO: AGENCIA UNO

La defensa de las hijas de Fernando Villegas: “Vimos en él a nuestro primer ejemplo de feminismo”

Autor: C. Z. / 6 agosto, 2018

La familia de Fernando Villegas sacó la voz. Luego del reportaje publicado por The Clinic que recoge una serie de testimonios que denuncian comportamientos lascivos y malos tratos por parte del sociólogo, sus hijas Mariana y Florencia utilizaron las redes sociales para darle una larga y férrea defensa pública.

“Esta carta la escribió mi hermana Florencia Villegas y representa parte de nuestro sentir en esta semana horrible”, publicó Mariana Villegas junto a imágenes con una larga carta, dividida en cuatro partes, donde entregan su defensa.

En el escrito, la hija de Villegas realiza un fuerte respaldo, citando aspecto de la vida privada con su padre, y respondiendo a los “infundados ataques personales” que, supuestamente, ha recibido su padre tras las denuncias de distintas mujeres por acoso.

Estos son algunos de los párrafos más destacados:

Mariana y Florencia Villegas: “Los último días hemos vivido como familia una vorágine de emociones motivadas por infundados ataques personales. Personas totalmente ajenas a nuestras vidas y dinámicas, a nuestro entorno y contexto familiar, han revoloteado alrededor del nicho y a costa de nuestras vidas para sacar provecho; para obtener rating, para sacar réditos políticos, para ejercitar la verborrea y practicar la hipocresía, o simplemente por deporte y llenar un espacio común y frívola conversación entre pares que, aparentemente, y de forma lamentable para ellos, no tendrían otra distracción o estímulo intelectual que desarrollar.

“Mi papá es una persona de gustos simples, tranquilo, con un humor oscuro y brutal… con un carácter fuerte, una paciencia disminuida con los años, una generosidad infinita, algo muy serio y parco a veces, otras tantas con un humor exquisito y encantador, y con un desencanto generalizado hacia las persona, sobre todo cuando actúan en masa e impulsadas más por la emocionalidad que por su intelecto.

“Las ‘hermanitas Villegas’ vimos en él a nuestro primer ejemplo de feminismo. Suena ridículo porque lo es, porque utilizar un término manoseado le quita contexto a la palabra.

“Mi papá tiene 69 años. Para ustedes, la mayoría por lo menos e incluso yo, considero el denominado piropo más como un acto obsceno que como una palabra de ánimo y buena educación. Pero si nos dejamos de mirar el ombligo entenderemos que eso es así desde hace aproximadamente, algo así, como cinco minutos atrás. Por eso es que reinterpretar y resingnificar actos de galantería, de coquetería, o gestos sin ninguna de esas intenciones, ocurridos hace 30, 20, 15, 10 o 5 años atrás, no tienen sentido alguno.

“Y si dijo pachotadas… y si incluso tuvo tensión con alguien o un acercamiento, ¿aun así es suficiente para colgarlo en la plaza pública? ¿Amerita que dos medios de comunicación lo dejen sin trabajo de un día para otro; en uno de los cuales llevaba más de 25 años escribiendo? Y todo esto por chismes que, como dijo un amigo: ‘Y aunque todo fuese verdad, no alcanzan ni para llamar al apoderado'”.

“Pese a que ha sido una semana terrorífica, ha sido también una semana de unión familiar —alrededor siempre de una botella de vino, riéndonos de la falta de intelecto de tantos o del aprovechamiento mediático de otros—, de nuevos proyectos y de encontrarse con esos amigos y amigas leales que nos han llenado de cariño a nosotras y a mi papá”.

La carta completa: