*

Glamorama
Italo Passalacqua y Patricio Herrera fueron la primera pareja del mismo sexo en desfilar por la alfombra roja del Festival de Viña, en 2015. FOTO; ARCHIVO AGENCIA UNO

La historia de amor de Italo Passalacqua que marcó un hito

Autor: Equipo Glamorama / 29 septiembre, 2018

Italo Passlacqua, quien falleció hoy a los 72 años, fue el primer personaje de la televisión que asumió públicamente su homosexualidad.

En el Festival de Viña de 2001, la Quinta Vergara le gritó “hueco” tras ser nombrado en el escenario por los humoristas de Millenium Show. “Lo que pasa es que ellos creen que mi debilidad es ser homosexual, pero yo estoy absolutamente asumido. Yo soy así. Dios me hizo así y he tratado de encausar mi vida de la mejor manera”, sostuvo el periodista.

Entonces el famoso comentarista llevaba un par de décadas viviendo con su eterna pareja, Patricio Herrera, con quien marcó otro hito en el mismo certamen viñamarino de 2015: Fue la primera pareja gay en desfilar por la alfombra roja de la gala del Festival.

Fueron 38 años de un amor inseparable. En los mejores y peores momentos. Una historia marcada por nobles gestos e importantes hitos. Y por sobre todo, de una fidelidad a todo terreno, hasta la muerte del conocido crítico de cine este sábado en Quintero.

Italo y Pato se conocieron hace casi cuatro décadas. Herrera relató, con detalles, como se dio el amor, en una entrevista que realizó en Bienvenidos:

“Nosotros nos conocimos el 21 de junio del año 1982. Había escuchado a un jefe mío cuando se refería en muy malos términos a una persona que comentaba cine en Televisión Nacional. Pero no porque hubiera criticado mal una película, o el comentario que estaba haciendo de una obra de teatro, sino porque era maricón, y me quedo la duda quién era este personaje.

“Después leí en una consulta un diario que estaba encima, que era el diario La Segunda. Buscando encontré la sección de Espectáculos y había un comentario de Italo Passalacqua sobre una obra de teatro. Entonces, yo había visto esa obra, me gustó la forma en que el enfrentó la obra, como la desarmó y como hizo su crítica.

“Mi amigo hizo el contacto y terminamos un día ahí, en Compañía con Morandé, en el antiguo Mercurio, como a las cinco de la mañana, porque él trabajaba en La Segunda, conversando con él un ratito. Ahí pasó el primer contacto con él.

“Después hay ciertas cosas que él empezó hacer, como presentarme a su familia. Y cuando te presentan a su familia es porque el interés es verdadero, es porque va enserio, y nos empezamos a arrancar los fin de semana para Viña y así comenzó”.

Passalacqua, en el manifiesto que dio a La Tercera en 2015, también habló de sus inicios con Herrera:

“Era muy artesanal, andaba con un gorrito de lana y me venía a pedir ayuda en un tema de psicología que yo dominaba, porque antes de Periodismo había estudiado Psicología. Le dije que podía ayudarlo, pero también le advertí que me gustaba.

“El, en cambio, me dijo que no sentía nada por mí, hasta que, sin imaginarlo, se enamoró. Antes de cumplir un año como pareja, a Pato lo echaron de la casa por homosexual y nos fuimos a vivir juntos hasta hoy. El tiempo es increíble: ya han pasado casi 35 (38) años de felicidad”.

La relación iba viento en popa. Pero en abril de 2014 ocurrió un hecho que marcó un antes y un después en Ítalo y su relación con Pato.

El crítico de cine sufrió un fuerte accidente cuando iba camino a una función de prensa. Las consecuencias fueron negativas para el periodista. Debió convivir con las graves secuelas del choque. No volvió a ser el mismo.

Pato se hizo cargo de sus cuidados hasta su muerte. “Nunca va a ser la persona que él era. El Ítalo nunca va a volver a ser la persona que yo admiraba, de la que yo me enamoré. El Ítalo era una persona súper llena de vida, con un sentido del humor, un gallo cultísimo, con tema de conversación para todo el día, con pila para todo el día”, comentó en una entrevista que en 2017 dieron ambos a Bienvenidos.

“Si fuera un deseo, y pediría que me lo concediera, que ojalá se lo llevaran rapidito, porque Ítalo no merece estar encerrado”, reconoció en esa conversación.

En 2015, esa emocionante noche sobre la alfombra roja viñamarina quedó marcada con el llanto de alegría de Ítalo y besos ante las cámaras.

“Es bonito que vayamos juntos… Creo que es lindo para la gente que tiene pareja del mismo sexo… Hace diez años, o cinco años, yo no habría podido ir con él”, afirmó el periodista a Glamorama.

El 9 de julio de ese año, la pareja marcó otro hito en su historia de amor. Llegaron hasta el Registro Civil de Las Condes, acompañados de la ministra de Justicia de ese entonces, Javiera Blanco, el presidente del Movilh, Rolando Jiménez, y otras personalidades, y pidieron hora para contraer el Acuerdo de Unión Civil (AUC).

Fue una de las primeras parejas en inscribirse desde su promulgación en abril de ese año. En octubre firmaron y lograron sellar su amor ante la sociedad civil.

En septiembre de 2017, Ítalo dio una de sus últimas entrevistas televisivas, en Mentiras Verdaderas de La Red. Allí reconoció lo doloroso que fue para él que su marido –dedicado a la peluquería canina– dejara todo para cuidarlo.

“Le pido perdón a la gente que ha dejado todo botado, que ha cambiado su vida por ayudarme a mí a salir adelante, como a Patricio. Me siento muy mal frente a él, porque así como es bueno darse cuenta de que uno se equivocó y que vive con la persona indicada, mis padres tenían razón al decirme que lo cuidara, porque no es fácil encontrar personas así”, expresó.

Luego, agregó: “El Pato es todo para mí. Yo no me imagino la vida sin él, sin verlo cada mañana, sin sus cariñitos y sus cosas, porque yo soy medio regalón y mañoso. Entonces, tengo que agradecerle muchas cosas”.