*

Glamorama
Chiqui Aguayo durante su conferencia en el Festival de Viña del año pasado. FOTOS; AGENCIA UNO

“Me patearon de la peor forma”: Chiqui Aguayo reveló penoso quiebre

Autor: C. Z. / 27 septiembre, 2018

La semana pasada en Glamorama TV -MIRE AQUI EL VIDEO- Nataly Chilet sorprendió contando que le han ofrecido matrimonio dos veces, ambas ha dicho que no y, en una de ellas, devolvió el anillo por Chilexpress.

El tema fue destacado hoy en el matinal de TVN. Además, en Muy Buenos Días Chiqui Aguayo aprovechó de contar una de sus perores terminadas de relación.

Este fue el relato de la panelista que hoy está felizmente casada:

Chiqui Aguayo: “A mí me patearon de la peor forma. O sea, yo me di cuenta que me iban a patear. Estaba enamorada y lo intuía. ¿Han cachado cuando uno dice ‘esto se viene’?

“Entonces una vez estábamos medio pasaditos de copas y me había dicho que ‘teníamos que hablar’. Y yo ‘después, más rato’.

“Me agarró y me dijo ‘Chiqui, esto no está funcionando’. Respetuoso él. Y al otro día yo lo llamo y le digo ‘hola, mi amor’. ‘Pero Chiqui, si ayer terminamos’. ‘No me acuerdo…’

“Ocupé la estrategia que no me acordaba porque estaba pasada de copas. Inventé toda una estrategia para ese día reconquistarlo.

“Fui y me compré uno de estos kits con plumitas. Estaba enamorada y no quería perderlo. Entonces fui. Me acuerdo que había un local en el Apumanque. Me compré una cuestión con unas plumitas y lociones. Era un kit con aceite y cosas. Pero caché que estaba todo perdido. Uno se ponía la loción y el otro te tenía que soplar.

“Me vestí, me puse la cuestión y dije ‘sopla’. Y el otro me dijo ‘¿y para qué?’. No pasó nada. Y terminamos de nuevo. Ahí me enojé. ‘Oye, estoy invirtiendo, me compré una cuestión erótica’. Y él hizo todo para que termináramos. Ahí dije ‘ya, terminamos’.

“Me pateó de nuevo y dije ‘ya, tú vas a terminar conmigo, pero yo no pienso terminar contigo’. Después fue penoso. Fui a su casa y la mamá habló conmigo. ‘Chiqui, ya no sabe cómo decirte que no quiere estar contigo. En serio’. Y ahí me di cuenta que estaba muy perdida.

“Me fui a hablar con mi mamá. ‘Mamá, no sé qué…’ Y me abrazó. Y ahí, en mi cabeza, empecé a ocupar todas las técnicas con otras personas: patear de manera penca”.