*

Glamorama
Leandro Penna y Lisandra Silva en la pasada gala del Festival de Viña. IMAGEN TOMADA DE LA WEB

“Si quiere estar con otro, lo tengo que respetar”, responde Leandro Penna ante supuesta infidelidad de Lisandra Silva con bailarín de los Power Peralta

Autor: C. Z. / 10 septiembre, 2018

Mientras en los programas Intrusos y Primer Plano dijeron que la relación de Leandro Penna y Lisandra Silva terminó luego de que la cubana iniciara un affaire con Raúl Peralta -integrante de la dupla de baile Power Peralta- el argentino rompió el silencio en el portal ar13.cl

El ex chico reality de 33 años -que se hizo famoso en Inglaterra en 2011 por su romance con la celebridad británica Katie Price- protagoniza una estupenda sesión de fotos y habla del quiebre de Lisandra, de quien se enamoró el reality de Mega Doble Tentación y luego formaron un hogar.

Al transandino le preguntan por las versiones de infidelidad de la cubana de 31 años. Estas son parte de sus palabras:

“Yo quería formar una familia y por ahí ella me jodía con ‘el anillo pá cuando’. Pero era como una joda, aunque en el fondo era lo que ella quería, como yo también lo quería.

“Pero creo que el producto de tener un hijo, de consolidarse cada vez, es la acción del amor. Y la acción del amor es lo que genera tener un hijo y no un ‘ché, tengamos un hijo’, o ‘casémonos’. Todo eso llega producto de, es ahí cuando uno no se tiene que desesperar y estar seguro de lo que tiene con el otro.

“Yo ya sabía que ella estaba con este tema, estábamos medio agotados, pero nada de peleas ni discusiones. No me lo esperaba de la forma que fue.

“Uno sabe cómo empieza una relación, pero no sabe cómo termina. Me hubiese gustado que las cosas fueran diferentes. Me hubiera gustado hablar esto con ella personalmente, no por teléfono. Me hubiera gustado otra cosa, pero también la entiendo, la apoyo, no puedo hacer nada… Qué voy a hacer.

“Ella tendrá su vida y yo acepto sus decisiones. Yo nunca le fui infiel, jamás.

“Si ella necesita estar sola, bueno, lo respeto, aunque yo quisiera estar con ella. Y si quiere estar con otro, lo tengo que respetar. No somos objetos, no somos robots. Somos seres humanos, nos manejamos bajo lo que sentimos.

“Cuando yo me muero, no me muero con otro al lado. Entonces, cuando yo vengo, vengo solo, excepto que sea un gemelo, un mellizo. Hay que entender al otro. Yo la apoyo a ella y está bien, qué quieres que haga…”.