*

Glamorama
El ministro del Trabajo Nicolás Monckeberg en La Divina Comida. IMAGEN TOMADA DE PANTALLA / CHILEVISION

“¡Conchaesu…!” El percance del ministro Nicolás Monckeberg en la cocina

Autor: Cristián Farías Ravanal / 21 octubre, 2018

Nicolás Monckeberg no solo fue chef en La Divina Comida. Le cantó a su esposa, contó anécdotas, invitó a Maca Ramis -otra comensal del programa- a ver a Luis Miguel en el Festival de Viña y, además, vivió un divertido percance en la cocina.

El ministro del Trabajo conquistó a los otros comensales del programa de Chilevisión: Daniel Morón y Gaby Hernández, junto a Ramis.

Se mostró como una personas sumamente simpática y relajada. Rreaccionó como cualquiera frente a las cámaras cuando se le quemó una especie de salsa en un olla –MIRE AQUI EL VIDEO. PARTE 5. MINUTO 3

“Mi plato principal es plateada tricolor”, anunció Monckeberg. “Ese ese corte maravilloso que al horno queda increíble. Y tricolor porque es acompañada de un puré de tres colores”.

Llegaron los comensales. El ministro sirvió la sopa que tenía de entrada. Volvió a la cocina para emplatar la plateada, pero entonces una olla donde tenía la reducción de vino para decorar, comenzó a humear muchísimo:

Nicolás Monckeberg: “Y pensar que cuando me casé no hacía ni huevos revueltos yo”

Jani Dueñas, la voz en off de La Divina Comida: “¡Ay, todo un chef! Oiga, chef, se le está quemando algo parece…”

Monckeberg: “¡Ah, la cresta! Se me quedó el vino oiga. ¡Conchaesumadre!”

Maca Ramis, desde el comedor, donde los comensales esperaban el plato de fondo: “¡Se le está quemando la comida al ministro!”

Monckeberg saca la olla y la pone bajo el grifo de agua helada: “Oiga, salvamos el vino. Me avisan que esta es una embarrá grande. Oiga, pero es que el fuego estaba muy refuerte. La embarré yo”

Gaby Hernández: “Oye, parece que se le quemó el arroz al ministro”

Daniel Morón: “Sentimos lo mismo”

Ramis: “Yo pensaba que era yo que estaba fantaseando con el olor. Nicolás, ¿estás bien?”

Monckeberg: “Estoy bien. Ya. Al fin”

Ramis: “¿Tienes extintor en la casa?”

Monckeberg: “¿Como se llamaba el plato?”

Ramis: “Plateada tricolor”

Monckeberg: “La vamos a llamar plateada ahumada. No, pero miren, ¡cáchense la decoración!”