*

Glamorama
Ivette Vergara y su hijo Nicolás en una de las amorosas foto que comparten en Instagram.

“Es un niñito de bien”: El infinito amor de Ivette Vergara por su hijo Nico

Autor: A. C. / 6 noviembre, 2018

Ivette Vergara ha extrañado intensamente a su hijo mayor, Nicolás, que partió hace cuatro años a Estados Unidos, becado por la Universidad de Albany para estudiar Business Administration y jugar fútbol con la camiseta del plantel estudiantil de Nueva York.

El Nico está por terminar sus estudios y sus padres viajaron para acompañar al joven de 22 años en su último partido como local con su escuadra, en el Bob Ford Field.

Fue un juego difícil, ya que el equipo del chileno perdió. Pero el veinteañero pelea el título de mejor jugador en al votación de los fans y también postula a mejor jugador desde el punto de vista académico.

Ivette y Fernando Solabarrieta regresaron muy chochos a Santiago, y ella volvió a hablar con nostalgia y orgullo sobre su regalón en Mucho Gusto:

“Fue tan importante le decía a la Bego (Basauri) el instinto de madre. Porque ustedes saben que el Nico se titula ahora en diciembre. Entonces, esa era como la fecha más importante para nosotros y Fernando.

“(Solabarrieta) Me decía ‘pero gorda, hay que pedir permiso, a mí me complica, tengo que pedir a la radio’. Yo le digo ‘es que es importante, son los últimos partidos que él juega en su vida universitaria, es como cerrar un ciclo’.

“Yo le digo ‘creo que es importante’. ‘Pucha, es que me complica’. ‘Bueno, no sé, yo en octubre voy’. Yo ya contactando amigas: ‘oye, me acompañarías a ir a ver al Nico, porque son sus últimos partidos’. Yo ya tenía el panorama listo.

“Y digo ‘le voy a insistir a Fernando, porque creo que de verdad va a ser importante para el Nico’. Le insisto y me dice ‘okey, vamos’.

“Fue tan importante porque, además de esta nominación, es como el orgullo. El Nico va a cumplir casi cuatro años allá. Todavía recuerdo esa primera imagen, cuando me pasaste la carta del Nico. Yo no paraba de llorar porque, en el fondo, se iba una parte de mi corazón, me arrancaba desde el alma.

“Se titula ahora en diciembre. Si Dios quiere vamos a estar ahí con él, con sus hermanos, que no pudieron acompañarnos ahora.

“Era su último partido que jugaba en una cancha universitaria. Era la última vez que él iba a pisar una chanca jugando por su universidad. Nosotros estábamos en las graderías y el muro era altísimo. Y no me preguntes como, yo lo veo caminando, porque además cuando le hacen el gol, el tipo que hace el gol va y se lo grita en la cara.

“Entonces, yo veo esto y digo ‘¡ay Dios mío!’. Y el Nico va y como que le pega, hace así, como ‘córrete’. Se armó la trifulca. Salta el muro y nos abraza, que es esa foto:

“Y suelta y se desahoga. Fue como ‘ay mi amor, estamos aquí. Tranquilo, hiciste lo mejor’. La típica arenga que uno le hace de equipo de fútbol.

“Más allá de éxito académico-deportivo, es el éxito como persona. Lo veo que es un niñito de bien. Es una persona buena”.