*

Glamorama
Javiera Suárez, su marido Cristián Arriagada y su hijo Pedrito, en una imagen tomada de pantalla del reportaje que le hicieron en Muy Buenos Días. TVN

La especial vivencia que Javiera Suárez no se imaginó pasar desde que le diagnosticaron el cáncer

Autor: A. C. / 24 diciembre, 2018

Desde que, durante el otoño de 2016, le diagnosticaron un extendido cáncer cuando tenía sólo seis semanas de embarazo, Javiera Suárez ha dado una lucha ejemplar contra la enfermedad.

La periodista de 35 años escribió el libro Liveat, entregando tips y recetas de alimentación y compartiendo su espíritu positivo y que no se rinde.

Durante una firma de fin de año del volumen que publicó, dio una entrevista en el matinal Muy Buenos Días. Allí comentó, muy orgullosa, que ya fue a la primera reunión de apoderados de Pedrito, su hijo que ya tiene dos años y dos meses:

“Nuestra primera reunión de apoderados en el jardín, y que era un niño que al principio no se sacaba la mochila. De las tres horas que estaba en el jardín, no se sacaba la mochila, para sentirse seguro. Entonces sale en todas las fotos con la mochila. Así es que ahora ya se la saca.

“Fue inevitable no emocionarme, abrazar a Cristián, porque eso sí que no lo había imaginado. Ya llegó la primera reunión de apoderados en la que estoy. Y así se van cumpliendo nuevas etapas. Y el día de mañana voy a estar soplando las 80 velitas y también voy a estar llorando, ‘¡uy, llegué a los 80 años, que bacán!’. Y ahí me voy a morir, pero ya voy a haber cumplido 80”.

En el matinal de TVN, Suárez también detalló como va su tratamiento:

“Fue un 2018 jodido hasta junio, por ahí. Bien jodido. Desde ahí ha pasado a estar más tranquilo. Más sana.  Sigo el tratamiento, ahora estoy con quimioterapia, pero me siento súper bien. Mejor me quedo callada, porque en verdad he estado súper bien.

“Acá hay trabajo personal, hay trabajo familiar. Hay un grupo de doctores a los que tengo suerte de acceder, y de tratamientos. De descansar y cuidar mi cuerpo, cuando mi cuerpo dice que hay que parar. De alimentarme bien. De no guardarme nada, de sanar ciertas cosas.

“¿Cómo ser feliz con un cáncer en etapa cuatro con una guaguita adentro y todo? Es lo que comparto a través del libro, es por eso que lo tuve que escribir.  Más allá de la fe, es la responsabilidad que tiene uno.

“Ha sacado cosas muy buenas que yo pensaba que tenía, pero no en la cantidad en que las he desarrollado. Y también tengo la suerte de que nació una guagua. Es exquisita y es imposible que no saque las cosas mejores. Ha sacado lo mejor de todo. Así como todas las experiencias que una persona puede tener en la vida, si uno quiere, te pueden enseñar mucho, y no a palos, sino que a sonrisas.

“Es un trabajo diario el que yo hago. Me gusta instar a la gente a no solamente agradecer en Navidad o fin de año, sino que agradecer a diario. Si hoy día tú estás bien, tienes trabajo y estás sano, agradecer eso. Se te hace una celebración diaria” –MIRE AQUI EL VIDEO-.