*

Glamorama
Carlos Zárate en Bienvenidos. IMAGEN TOMADA DE PANTALLA / CANAL 13

El momento más sensible del bonachón Carlos Zárate

Autor: A. C. / 17 enero, 2019

Hay vida, y hay periodistas y rostros masculinos más allá del carteleado Roberto Cox en el matinal de Canal 13.

Carlos Zárate, el comentarista con amplia trayectoria, descubrió esta semana el cariño que le tienen los televidentes.

En Bienvenidos le celebraron sus  59 años y el profesional -que tiene personalidad bien definida en su trabajo fuera de cámara y en pantalla es bien bonachón- contó que por la redes sociales recibió una avalancha de saludos y buena onda.

Además, y en este perfil confesional que han tomado los rostros de los matinales, Zárate se refirió a uno de los aspectos más sensible de su vida: la relación con su padre.

El papá del periodista, Roberto Zárate, se crió en Copiapó, en una familia dueña de dos hoteles. Pero pronto el clan perdió estos hoteles y, aún niño, Roberto tuvo que irse de la casa por fuertes problemas.

Roberto formó familia, nació Carlos, y cuando el chico tenía seis años se fueron a Colombia. Allá, y cuando era un veiteañero, el periodista se alejó de su papá y, en 1990, regresó a Chile.

Esta fue la confesión del comentarista en Bienvenidos, la cual partió debido a la celebración de su cumpleaños:

Carlos Zárate: “Estuve en mi casa. Due tanto el cariño que recibí (el día del festejo) que llegué agobiado. Con tantas emociones juntas”

Tonka Tomicic: “Qué lindo, te lo mereces”

Zárate: “Una cosa que quiero destacar y fue un regalo inesperado: me llamó una persona con la cual mi padre tuvo una relación y fue la última persona que mi padre tuvo una relación. Me escribió, me mandó un WhatsApp para saludarme por mi cumpleaños. Eso fue la guinda de la torta.

“Fue muy emotivo, porque me escribió y yo la llamé de vuelta. Ella me dice ‘tu papá siempre se acordaba de ti el día de tu cumpleaños’. Yo le digo ‘pero, bueno, ¿por qué no hizo nada?’. Eso se lo llevó don Roberto a donde quiera que esté. Debe estar orgulloso don Roberto. Pero destaco que ella me escribió para felicitarme, fue una de las cosas bonitas”

Tomicic: “Carlos, pregunta, ¿usted esperaba en su cumpleaños años atrás que su papá se comunicara con usted y eso no ocurría?”

Zárate: “Es que quiero aplicar la enmienda Francisca Merino -quizá refiriéndose a que la actriz, que fue panelista de Bienvenidos, se negó a hablar de algún tema personal-, porque me comprometo a tratar de no hacerlo, pero mi papá es un tema para mí”.

Tomicic: “Perfecto”

Zárate: “Yo te lo voy a contestar, es un tema porque quizás, si estuviese con vida ahora, entendería muchas cosas que en su minuto no entendió. Tuvo una infancia muy difícil. Entonces yo no soy quién para juzgarlo por si me llamó o no me llamó. Me cuesta mucho, es un tema para mí muy, muy duro.

“Pero él hizo lo que pudo con lo que tenía. Lamentablemente, porque la vida es así, como dice Julio Iglesias ‘la vida sigue igual’, mi madre fue la que pudo disfrutar con nosotros de crecer, de nuestros hijos, de los míos.  Y mi papá lo verá desde donde lo verá, y no le tengo ningún rencor. Pero fue muy fuerte, es un tema.

Martín Cárcamo: “Para entender solamente el contexto, me da la impresión de que tu papá tuvo después otra relación, y la persona que te escribe es la última relación que tuvo tu padre. ¿Pero tú perdiste contacto con tu padre ya de grande?”

“Mucho tiempo. Bueno, yo siempre prometí que aquí iba a hablar y no iba a diluir ningún tema en la medida que uno podía. Nosotros dejamos de ver a mi papá en dos etapas diferentes, hasta que finalmente se fue. Yo a mi papá la última vez que lo vi tendría 22-23 años. Hace 37. Y no lo volví a ver nunca más.

“Hablamos una vez muy fugazmente,  una vez que yo me gané un premio y él se enteró y me llamó para felicitarme. Mi papá nunca creyó que el periodismo era una profesión para mí. El decía que este era una profesión de niñitas”.

Revisan una imagen del padre de Zárate.

“Ahí está don Roberto, somos muy parecidos. Lo miro con mucha emoción. Ojo, no era que no tuviera educación. Sí la tenía, él era ingeniero, pero lo que le tocó a él fue tan bravo que no pudo salir de ahí” -EL VIDEO ACÁ-.