*

Glamorama
Paty Maldonado, Luis Gnecco y Raquel Argandoña en imágenes tomada de pantalla, de archivo.

Feroz vuelco en riña de Luis Gnecco versus Paty Maldonado y Argandoña: Ahora se mandan abrazos y él las trata de “chiquillas” y “lindas”

Autor: Cristián Farías / 6 enero, 2019

En cosa de un mes Luis Gnecco pasó de tratar de “viejas culías” a Paty Maldonado y Raquel Argandoña en Instagram, y ellas de decir en la radio que es un pobre tipo que nunca recibió amor, a mandarse abrazos y tratarse cariñosamente.

Es un tratado de paz que se conversó privadamente entre los involucrados y se hizo público a través de un llamado que el actor de 56 años hizo a sus ex enemigas en el programa de radio que ellas conducen de lunes a viernes. Esta fue la conversación que tuvieron al aire:

Luis Gnecco: “Oye, chiquillas, las estaba escuchando en la introducción… Sí poh, nosotros habíamos conversado antes, previamente. Yo pensaba haber solucionado esto antes de fin de año. Pero, bueno, no se pudo porque…”

Paty Maldonado: “Yo me iba de viaje…”

Gnecco: “Exacto, tú te ibas de viaje… Yo me comprometí a hacerlo más públicamente, porque somos todos personas públicas. Entonces, lo que yo escribí ahí fue un error de principio a fin. Les quiero pedir disculpas públicamente, porque no corresponde. Fue un comentario gratuito producto de… No sé qué… En fin.

“No corresponde ofenderlas a ustedes por pensar distinto, ni a nadie. Obviamente se me pasó la mano, las ofendí, fue una grosería que no a lugar. De acuerdo con lo que conversamos previamente, me comrpometí a llamarlas y ofrecerles públicas disculpas, que espero que acepten esta vez”.

Raquel Argandoña: “Ya te las aceptamos cuando hablamos por teléfono”

Maldonado: “Luis, te digo de corazón, te vuelvo a insistir: soy más vieja que tú, llevo muchos años en esto. En la política estoy metida creo que desde los 13 años, no soy una aparecida en la política.

“Mis pensamientos políticos van a seguir siendo iguales, igual que los tuyos. Esto no cambia. Pero el hecho de que nosotros no pensemos igual no significa que nos ofendamos ni que nos agarramos a patadas, ni que tengamos que pedir que la gente se vaya de sus trabajos, porque eso sería un caos en nuestro país.

“Lo que tiene que suceder es que podamos conversar, sentarnos, tomarnos un café, intercambiar ideas y cagarnos de la risa. Así se construye un país. En ese país nací yo.

“Mi padre se juntaba en el barrio con (personas) que eran extrema izquierda; con los Silva, que eran extrema izquierda. El era demócrata cristiano. Después estaba el partido Nacional.

“Se juntaban donde Pancho Causeo, pedían una cabeza de chancho, un par de botellas de tintoleo ¡y vamos conversando de política miércale! Y después salían medio cufifos, abrazados y cantando. En es país nací yo, Luis”.

Gnecco: “Sí. Si sé. Y las entiendo. Y debe haber sido una sorpresa para ustedes, porque honestamente, mira, yo di un par de opiniones respecto a cuando ustedes han opinado cosas con las que yo no estoy de auerdo.

“El problema no es de ustedes, porque ese espacio se los dan. Ustedes trabajan honestamente en un par de canales independientes. Tienen ese espacio y tienen el permiso para opinar, y ustedes lo hacen honestamente, tranquilamente.

“Si alguien las contraargumenta o no, ya es problema del programa. Entonces, no corresponde que yo haya dicho eso de forma gratuita.

“Y cuando las llamé personalmente y ahora las vuelvo a llamar, como me había comprometido, es porque quiero vivir tranquilo yo también y porque quiero que me pase lo que me pasó ese día con la Raquel Argandoña. Que nos encontramos en Movistar y quiero tener la facilidad de decirle ‘hola Raquel’, ‘hola Patricia’ el día de mañana. Y mirarlas a la cara sin estar como ‘que la insulté, que le dije’. Ir tranquilos por la vida

“Porque creo que cuando uno comete un error hay que reconocerlo y, si el día de mañana yo tengo otra opinión o disensión con respecto a lo que ustedes dicen, deberé expresarlo (de otra manera)”.

Maldonado: “¡Claro! Nos llamas y nos dices ‘oye, Maldonado, oye, Argandoña, no estoy de acuerdo con esto’. ¿Por qué, Luis?´. ‘Por esto, por esto y por esto’.

Gnecco: “Cuando nos hemos encontrado en diferentes programas no hemos tenido ningún problema”

Maldonado: “¿Y sabes lo que pasa, Luis?. Que yo, de los 16 años que llevo frente a la cámara, después de haber estado fuera de un sistema bastante tiempo, yo no me he permitido hablar de política en cámara. Yo no me lo permito.

“Es más, cuando trabajaba en Chilevisión, cuando era el Canal 11 en esos años, tenía un programa que se llamaba Anímese, y el Cordialmente de transición, estaba de candidata a diputada. Y le pedí al director que yo me vedaba a hablar de mi candidatura, pero sí podían venir todos los demás. Y estuvo Enrique Krauss, los Zaldívar, los Piñera. Estuvieron todos, pero yo no hablé de mi campaña. Trato de se lo más ecuánime posible”.

Gnecco: “Esta es una reflexión de que este es un país cada vez más diverso y todo el mundo tiene derecho a expresarse. El error que yo cometí es que si quiero expresarme con mi opinión, tengo que hacerlo de una manera respetuosa. Y la forma en que lo hice no corresponde, no es un ejemplo para nadie.

“Les agradezco que me den este tiempo y que nos podamos tomar este minuto para conversar y que acepten mis disculpas de verdad. No corresponde la forma en que lo hice, chiquillas”

Maldonado y Argandoña: “Totalmente. Aceptadas”.

Maldonado: “Cuando una persona adulta es capaz de pedir disculpas, lo hace mucho más noble, mucho más responsable. Humilde. Y me parece fantástico de tu parte y déjame decirte que te mando un abrazo enorme”

Gnecco: “Linda, gracias”

Maldonado: “Que tengas un año el descueve y voy a utilizar la palabra que usaste de de ‘viejas…’ en un café concert que ya lo tengo armado”

Gnecco: “No me agarren mucho para el chuleteo”

Argandoña: “¡No, para nada!”

Maldonado: “Te vamos a borrar harto harto de lo que te teníamos escrito” (muchas risas).