*

Glamorama
El Rmpy en el programa de Fernando González en radio Biobio. IMAGEN TOMADA DE PANTALLA

“Quedé pa’ dentro”: el llamado que más descolocó al Rumpy en estos 22 años del Chacotero Sentimental

Autor: Cristián Farías R. / 10 febrero, 2019

Esta semana El Rumpy estuvo invitado al espacio radial que conduce Fernando González.

Allí el ex tenista le preguntó sobre cuál de los los cerca de 30 mil llamados que ha recibido en la historia de El Chacotero Sentimental ha sido el que más lo ha “descolocado”.

El locutor respondió que fue un caso reciente. Una historia difícil de creer. Esta fue su respuesta:

“El otro día llamó un tipo que estaba en una playa en el sur. No me acuerdo ya, pero como Dichato, una de esas. Le dieron ganas de ir al baño, a mear, y se subió a un cerrito, bien a la chilena, a mear en un arbolito. ‘Y de repente baja un loco muerto de la risa’, me dice. ‘Y yo subí y vi a una niña que habían abusado de ella’.

“El loco era un ex marine chileno, de esos que están entrenados para la guerra. Y empieza a contar que él tenía una formación, que bla, bla, bla. ‘Y cuando encuentro a la niña me dice ‘¡fue el de chaleco rojo! El de polera roja”.

“Y él, como soldado asesino, fue y me dice ‘hay formas de mirar y no sé qué, y lo vi en un bote’. El va por debajo del agua, y estaba con otros amigos. Sale desde bajo del agua, lo mete al agua, lo ahoga y lo mata. Sin justicia, sin paso por tribunales, sin pacos, sin nada. El dijo ‘este abusó de esa niña que yo vi. Yo lo vi bajando’. Por lo tanto cobró por su propia mano, fue lo ahogó, lo mató.

“Apareció a los dos días la noticia ‘muere ahogado, porque parece que estaba con copete, se cayó del bote, los amigos dijeron ‘estábamos en un bote y se cayó’. Y nadie supo que este tipo había matado al supuesto abusador de esa niña.

“Yo quedé pá dentro, encontré que esto era el colmo. O sea, si yo creo que tú hiciste tal cosa, ¿voy y te mato? Eso le decía yo, al aire, en directo y para todo Chile.

“Yo ya estás alturas estoy preparado para todo… Pero ¡guau!, dije ‘¿se puede matar a u tipo?’. ‘¡¿Pero cómo no te vio nadie?!’. ‘No, porque yo tengo tácticas, me puse al lado de unos botes, lo ahogué y después o amarré’. Amarró al tipo debajo el agua. ¿Qué tal?”.