*

Glamorama
Joaquín Méndez y Karol Lucero durante la "broma" que molestó a Paty Maldonado. Al lado: la cantante en una imagen de archivo tomada de pantalla. IMAGENES TOMADAS DE PANTALLA

“No andemos llorando después…”: Paty Maldonado se molestó “en serio” con Karla Constant, Joaquín Méndez y Karol por broma de dudoso gusto sobre oler sus calzones

Autor: C. Z. / 21 marzo, 2019

Desde hace años que Paty Maldonado acepta todas las bromas que le hacen en Mucho Gusto y se presta para las jugarretas de Joaquín Méndez y Karol Lucero o Viñuela. Una vez la subieron a un columpio que se rompió y la cantante, hoy de 68 años, cayó de golpe al suelo.

Pero esta mañana una broma específica no le gustó y sus reclamos esta vez parecieron más serios que en todas las otras veces que sufrió algún chascarro a manos de sus compañeros en el matinal de Mega.

En el estudio del programa José Miguel Viñuela, Karla Constant y otras figuras del espacio comentaban y se reían con el despacho en vivo que Lucero y Méndez realizaban desde un taller macánico donde, supuestamente, estaban arreglando autos de rostros del Mucho Gusto.

De uno de estos vehículos Karol y Joaquín sacaron cosas: unos muñecos de trapo que supuestamente eran parecidos a las figuras del espacio. El de Maldonado era entre bruja y mono budú.

Durante una parte del despacho las bromas se centraron en Paty, a quien Méndez llamaba “la vieja”. En este segmento sacaron un enorme sostén del interior del auto que, en la jugarreta, se supone que era de la panelista. Luego sacaron un calzón extra grande. Muy grande. También se lo atribuyeron a Maldonado.

Los jóvenes olieron el calzón y, como en esos sketches de los años ’80 o ’90 de cómicos tipo Che Copete, hicieron gestos de asco. Esta parte de la bromas no sacó ninguna risa de Paty, quien manifestó su molestia:

Paty Maldonado: “¡Vas a llegar al estudio y no te vas a escapar! ¡Te lo digo altiro cabrito!”

Karla Constant: “Pero si no es tu auto”

Maldonado: “El auto, pero el sostén no es mío”

Entonces, Karol Lucero saca del vehículo el calzón.

Joaquín Méndez: “Eso es una blusa”

José Miguel Viñuela: “Es un pañal”

Constant: “Es un calzón”

Viñuela: “Es un tuto”

Karol: “No es un pañal”

Méndez: “Es un cuadro”

Viñuela: “Esos son de la Paty”

Viñuela: “Son del Guatón Hernández, que se le quedaron la última vez… Son de Alex Hernández”

Méndez: “Las iniciales son PM, policía militar, Pamela Díaz”

Karol: “¡Imbécil! Ese es PD”

Constant: “Huélelos”

Karol y Joaquín juguetean con el calzón y lo huelen. Realizan gestos de asco.

Maldonado: “¿Te digo algo? Esta parte no la encuentro nada de graciosa”

Constant: “Ay, ella…”

Maldonado: “Si ustedes piensan que hay que reírse de eso, a mí me parece que es una soberana estupidez. Muy básico. Porque podrían sacar un calzoncillo de ustedes y reírse del calzoncillo. Tenía que ser el mío. No me parece gracioso hasta aquí. Y no es broma lo que estoy diciendo. No es broma. En serio. Te lo juro”

Viñuela: “Lo sacaron del auto”

Méndez: “¡Cerremos Lubricentro! ¡Esto es una bomba!”

Karol: “Es verdad. Y es más, lo voy a inhalar de nuevo”

Maldonado: “¡¿Por qué no te reí de los calzones de tu mamita?! ¡Sácale a tu abuelita los calzones!”

Constant: “¡Se picó, se picó!”

Maldonado: “No hagas con otros lo que no quisieras que hicieran contigo, Karla Constant”

Constant: “¡¿Y yo qué tengo que ver?!”

Maldonado: “No estemos llorando después. Eso nomás digo yo”

Viñuela: “Ordenemos las cosas, Karol y Joaquín. ¿Cómo se meten…?”

Maldonado: “Ya me va a tocar a mí”.