*

Glamorama
Mario Mauriziano y Camila Anich en una foto de archivo que ella comparte en su Instagram.

Mario Mauriziano y la ingeniera comercial Camila Anich esperan su primer hijo tras dos años de relación

Autor: C. F. / 20 abril, 2019

“Mario Mauriziano será papá a los 50: su niña ya tiene padrino”, informa hoy el diario La Cuarta.

El comentarista deportivo de 49 años y su novia, la ingeniera comercial Camila Anich, de 29, consolidan su relación de dos años y él confirmó que serán padres.

En tanto, es Milton Millas, gran amigo de Mauriziano, quien entrega más detalles de la buena nueva, en La Cuarta:

Milton Millas: “Cuando conocí a esta chiquilla, me pareció encantadora, espectacular, y me alegró mucho que Mario haya tirado anclas en lo emocional. Una vez nos juntamos en un café, la miré a los ojos y pensé ‘acá hay algo, esta chiquilla está embarazada’, pero mi amigo lo negó”.

“¿Qué pasó, entonces?

“Esa conversación fue entre los dos, dijo que no sería papá, pero días después me contó que era cierto, que fueron a la clínica y que yo era pitoniso, así que estoy postulando al premio padrino”

“¿Le gustaría?

“Si me lo piden, obvio, siempre es un honor. Sería un padrino cacho. Así se decía antes, lo gritaban en las iglesias y era tradición tirar unas monedas al aire.

“¿Es complicado ser papá a esta edad?”

“¡No! Hoy el hombre de 50 es el de 30 de antes. No olvides que el hombre tiene la edad de la mujer que ama. Además, Mario es un tipo que va al gimnasio todos los días, es de muchas actividades comerciales, se maneja bien. Cuando tenga 60 y su hijo 10, a nadie le sorprenderá. El hombre hoy envejece poco, mira a Paulmann, fue papá a los 85 años. La medicina ayuda mucho mijita (ríe)”.

Tras la separación matrimonial de Mariana Abumohor, con quien tiene cuatro hijos, Mauriziano vivió romances con la modelo Carola Jorquera y la ex Miss Reef Lorena Gálvez, hasta que, en 2017, comenzó a pololear con Camila Anich.

El quiebre del periodista y su posterior vida sentimental llegó a la prensa del corazón, especialmente el fin de su matrimonio, que Mauriziano atribuyó a una infidelidad de su esposa con el entrenador argentino Eduardo Berizzo.