*

Glamorama
Vale Roth en Viva la Pipol. IMAGEN TOMADA DE PANTALLA DE CHILEVISION

“Me veía con la guagua en brazos. Me veía con la guatita… Y se fue todo a la cresta”: Vale Roth vive un aborto retenido

Autor: C. Z. / 15 mayo, 2019

“Me hice una ecografía, antes de las 14 semanas y salió que no tenía latidos. Y ahí, te lo juro por Dios, se me cayó el mundo. Lloré tres días seguidos. No tenía ojos. Me quemaba la cara de tanto llorar”.

Estas palabras son parte del sensible y humano testimonio que hoy entregó Vale Roth en el matinal de Chilevisión Viva la Pipol.

La ex figura televisiva y de los escándalos faranduleros dio su primera entrevista en la pantalla chica en tres años. Hizo un mea culpa de su época de excesos demostrando que, a los 28, está mucho más centrada. Y compartió la tristeza que la afecta: vive un aborto retenido.

Hace unos tres meses Roth confirmó que esperaba a su primer hijo junto a su pololo. Luego, hace tres semanas, su médico le indicó que el corazón del bebé dejó de latir. Vale y un especialista que se contactó por teléfono con el matinal de CHV contaron que se trata de un aborto retenido. Por ahora ella espera que su cuerpo se deshaga naturalmente del feto, o si no deberá intervenir con otros procedimientos:

Valentina Roth: “Yo tenía todo programado para contarlo a los tres meses. Todo. Iba a hacer un video. Pero después me hice una ecografía, antes de las 14 semanas, y salió que no tenía latidos. Y ahí, te lo juro por Dios, se me cayó el mundo. Lloré tres días seguidos. No tenía ojos. Me quemaba la cara de tanto llorar. Y mi pololo me dijo que ‘todo es por algo’. Pero me costó entender que todo es por algo.

“Cuando me dijeron ‘no tiene latidos’ me subí los pantalones y me fui. Dejé solo al doctor… De ahí estuve en cama dos días, sin luz. Parecía muerta.

“Me puse en blanco. Sentí que se me cayeron todos los planes, todas las ilusiones que tenía, los proyectos que iba a hacer. No sabes la pena, el llanto. Yo he sufrido en varias cosas en la vida. No ha sido fácil por varios motivos. Pero sufrimiento de corazón, como llorar desde el alma, ese fue el llanto.

“Lo quería. Hay mucha gente que no quiere ser mamá. Es la opción de cada una. No me meto allí. Pero yo sí quería ser mamá y me veía ahí como cambiadísima. Me veía con la guagua en brazos. Me veía con la guatita. Lo único que quería era verme crecer la guatita. Y se fue todo a la cresta.

“Yo le conté primero a mi hermana, que es sicóloga. Y bueno, ella ha sido muy tela y ha estado preocupada todo el rato. Y a mi mamá también le conté en Miami. Pero como somos las dos de carácter súper fuerte, porque soy polvorita, se lo tomó bien. Me dijo ‘todo es una bendición (su embarazo)’. Después le conté a mi papá… No, creo que después fue mi mamá quien le contó. No sé cómo fue la cuestión. Supo igual. Después le conté” –MIRE AQUI EL VIDEO-.