*

Glamorama
Camilo Huerta y Connie Mengotti en una imagen de archivo tomada de la web.

“No lo vi venir… Yo vivía por ella… Enamorado hasta las patas”: la herida de Camilo Huerta tras quiebre con Connie Mengotti

Autor: Equipo Glamorama / 16 junio, 2019

En el último capítulo de Podemos Hablar varias veces comentaron que Camilo Huerta tal vez aún está enamorado de Connie Mengotti, con quien terminó un pololeo de más de seis años.

Ambos fueron protagonistas del exitoso programa juvenil Yingo y el pololeo sobrevivió el escándalo de Camilo en 2011, cuando fue formalizado por los delitos de tráfico de drogas en pequeñas cantidades y cultivo ilícito de marihuana.

El deportista fue declarado inocente de todo, pero el episodio le arruinó bastante la vida. Así lo afirmó en el estelar de conversación de Chilevisión, donde también se refirió al fin con Connie:

“Yo llevaba una relación hace seis años y medio con una linda mujer que se llama María Constanza Mengotti. Y terminé hace 6 ó 7 meses una relación que pensaba que nunca se iba a terminar. Donde yo había puesto todas mis ganas, mi amor, mis ideas, pensamientos, corazón, todo en ella.

“Lamentablemente llegó un momento en el que se acabó la relación. No entendí por qué, no sé por qué hoy día todavía, pero me ha dolido mucho. Me ha costado levantarme”

Julián Elfenbein: “¿No hubo distanciamiento previo, nada?”

Huerta: “Mi relación con la Coni empezó un día y yo ese mismo día le dije que se fuera a vivir conmigo. Entonces, yo siempre tuve una relación de pareja con ella, de matrimonio sin firmar un papel.

“Para mí siempre fue mi mujer, mi pareja, con la que siempre nos proyectamos, que íbamos a formar una familia. Ella no es de Chile, es de Argentina, teníamos un vínculo muy bien con su familia, con mi familia también acá en Chile.

“Lamentablemente no lo vi venir. Yo creo que estaba cegado por el amor, por una persona que me levantaba y la miraba para el lado, ella es tan bonita que me despertaba feliz. Yo iba a hacer mi trabajo, todas mis cosas por ella. Yo vivía por ella en ese entonces. Enamorado hasta las patas”

Elfenbein: “¿Y ella?”

Huerta: “Yo pensaba que el amor era incondicional de los dos, por eso nunca pensé que iba a pasar esto. Acá nunca hubo infidelidad, nunca hubo un maltrato. Siempre nosotros conversábamos la relación, decíamos que la relación se basa en la confianza, en el respeto, en la comunicación. Vivíamos en torno a eso. Y de un día a otro se acabó.

“Ella me dijo. De un día para otro me dijo que se quería ir de la casa, que no sentía bien, que estaba con algunos problemas, que no se sentía cómoda. Le dije que se quedara, que la casa era nuestra, que yo decidía irme a la casa de mis padres, que tratáramos de solucionar esto. Yo tampoco había tenido una relación tan larga. Creía que era algo normal. Uno pasa por estos períodos. Esto fue hace seis meses”

Elfenbein: “¿Sigues enamorado?”

Huerta: “No. Lo que más me duele es haber quedado en esta edad, en este proyecto, en esta idea. Yo quería ya formar una familia, tener mi hijo, estaba ya con esa idea. Lamentablemente me va a costar un poco más de tiempo encontrar a una persona. Yo sé que va a llegar la persona que me va a hacer enormemente feliz.

“Por eso yo nunca le he deseado mal a nadie. Al contrario, le tengo el mismo cariño, el mismo respeto, siempre le he deseado lo mejor. Yo creo que me he desarrollado en el área un poco más espiritual que el resto de la gente, que me ha hecho estar en pie y entender y reconocer. Acá el tema de los egos hay que controlarlo.

“Yo no le pertenezco a ella. Creo que tengo una gran herramienta, he cortado con tijeras y se acabó la relación. Así que lamentable nomás”

Elfenbein: “¿Han sido meses difíciles?”

Huerta: “Sí, difícil. Es difícil, pero nada. Ahí está la familia, están los amigos. Hoy día estoy saliendo un poquito más, me he estado distrayendo un poco. Pero siempre está el recuerdo, siempre está la idea, siempre está la casa, la historia, la vida”

Dominique Lattimore: “¿Y la esperanza de volver?”

Huerta: “No. Yo corto los ciclos”

Elfenbein: “¿Y si ella toca la puerta?”

Huerta: “La voy a recibir. Le voy a dar un gran abrazo, la voy a querer mucho, como siempre la quise. Pero, lamentablemente, cuando se rompen esas cosas, cuando se rompe un plato y lo quieres pegar, no va a funcionar. Así que nada. La vida continua, hay que ser fuerte y, como te digo, yo creo que voy a encontrar a la persona precisa para mí y que me va a ser enormemente feliz” –MIRE EL VIDEO. MINUTO 34-.