*

Glamorama
Sonia Isaza llegó con su hija y Jacqueline Pardo, la madre de Vidal. FOTOS: LA CUARTA

La sorpresiva aparición de la polola de Arturo Vidal en helicóptero y acompañada de su suegra en Brasil

Autor: C. Z. / 18 junio, 2019

El pololeo entre Sonia Isaza y Arturo Vidal va en serio. La modelo fitness ya es parte de la familia del “King”. Así quedó en evidencia en medio de la Copa América, con la visita de la colombiana al crack de la Roja a Brasil.

La Cuarta mostró imágenes y dio detalles de la visita de Sonia acompañada por Jacqueline Pardo, la mamá de Arturo.

Todo comenzó con una historia en Instagram de la modelo fitness. Allí contó que estaba “en viaje” junto a su hija Daniela. Y justo cuando Chile reconocía la cancha del estadio Morumbí, con el grueso de los reporteros pendientes de los jugadores, misteriosamente un helicóptero aterrizó en la azotea del Pullman Vila Olimpia, el lugar donde la Roja está concentrada.

Este medio de transporte es común en Sao Paulo, pues ahorra considerablemente los tiempos de viaje en la urbe brasileña, que se caracteriza por los tacos. Y pagarlo no es una imposibilidad para el “Rey”, quien lo hizo para que su polola llegara en el completo anonimato.

Este lunes se develó el misterio. Vidal desayunó junto a Isaza y otros cercanos en el hotel a eso de las 9.00 de la mañana, mientras que en otra mesa estaban Edu Vargas, Daniela Colett, su hermano y la pareja de este. En la ocasión, el “King” se vio relajado, y hasta firmó zapatillas y camisetas.

Más tarde, a eso del mediodía de Chile, la polola de Arturo salió del hotel junto a un grupo de amigos y Jacqueline Pardo en dirección al Shopping Vila Olimpia, probablemente a almorzar.

La colombiana no se hizo problemas al ser fotografiada por La Cuarta. Sin embargo, su suegra trató de taparla. Y antes de partir al estadio, la modelo entregó un mensaje: “I love you”, junto a una foto lanzando un beso y un gif de Arturo Vidal con la camiseta del Bayer Múnich.

Sao Paulo es una de las urbes más congestionadas del mundo. Y el uso de helicópteros es más común de lo que se cree. Incluso existe Voom, el verdadero “Uber” de estas aeronaves que en promedio cobra 150 dólares (un poquito más de 100 mil pesos) por trayectos de media hora. Es tan buen negocio que sólo en un día se hacen 2 mil vuelos.