*

Glamorama
Gabriel Martina y Tere Kuster, novios fuera del encierro, en su cara a cara. IMAGENES: MEGA

“Me mataste… Entraste a enamorarte”: El impactante e intenso cara a cara que subió el rating del reality de Mega

Autor: C. Z. / 11 junio, 2019

Los dramas amorosos suelen ser los momentos más intensos de un reality. Y este lunes, en Resistiré, se vivió el más polémico desde que se inició el encierro de Mega y MTV, con angustia, llanto y peak de rating.

Todo empezó durante una cita entre Tere Kuster y Fede Farrell. Ambos participantes han protagonizado un romance en el reality con una trastienda polémica. ¿La razón? La modelo entró mientras tenía una relación fuera del encierro con el argentino Gabriel Martina, su novio desde hace cinco años.

A pesar de su relación fuera de Resistiré, Kuster siguió adelante con Fede, forjando uno de los romances más fuertes del reality. Sin embargo, este lunes cambió todo con la entrada de Gabriel, quien ingresó con la misión de encarar a Tere y aclarar todo.

La dramática escena se inició con una especie de entrevista que la producción armó entre Kuster y Farrell. La modelo trasandina, dirigida por Krishna Navas, le hacía una serie de preguntas sobre la relación de ambos. Al mismo tiempo, Gabriel veía toda esta escena, acompañado por Diana Bolocco, desde un set fuera del encierro.

Finalmente, Gabriel decidió entrar al reality justo en el momento que finalizaba la entrevista. Tere lo vio y quedó desencajada. Fede, en tanto, le preguntó sorprendido quién era. Al conocer el nombre, Farrell los dejó solos para que aclararan todo y se fue impactado a hablar con unas compañeras del reality.

Fue en ese instante que se dio un intenso diálogo entre Tere y Gabriel. La escena llevó al reality a lograr su segunda sintonía más alta desde su estreno.

Según datos de Mega, Resistiré promedió con 17,4 puntos, entre las 23:12 y las 00:28 horas, contra 11,8 de CHV, 7,7 de TVN y 4,7 de Canal 13 en el mismo horario.

Así fue parte del intenso diálogo entre Kuster, Martina y Farrell:

Gabriel Martina: “Buenas…”

Fede Farrell: “Hola, ¿cómo estás?”

Martina: “Bien, ¿y ustedes? Mucho gusto (le da la mano a Fede)”

Farrell: “Fede”

Martina: “¿Qué tal? ¿Cómo te va?”

Farrell: “No estaría entiendo mucho, pero… (Gabriel se acerca a Tere)”

Martina: “¿Cómo estás?”

Tere Kuster: “Bien, ¿y vos?”

Martina: “Acá estamos. Ella te va a explicar (le dice a Fede)”

Farrell: “¿Cómo te llamas?”

Martina: “Gabriel. Mucho gusto. Más gusto de ella que mío, pero mucho gusto. No sé cómo sigue esto. ¿Dónde está mi pieza? ¿Cómo es la onda?”

Farrell: “Los dejo…”

Martina: “Te agradezco”

Kuster: “¿Qué haces acá?”

Martina: “¿Qué hago yo acá? No sé ¿Qué haces tú acá? ¿Cómo estás?”

Kuster: “Impactada”

Martina: “Cuéntame”

Kuster: “No pensé que iba a pasar nunca esto”

Martina: “¿Estás contenta de verme? (Tere asiente) ¿Sí?”

Kuster: “Estoy impactada. Estoy confundida. No entiendo nada. Estoy temblando”

Martina: “Yo también”

Kuster: “Qué fuerte”

Martina: “No sabes afuera que fuerte también ¿No sé si te imaginaste eso o lo calculaste?”

Kuster: “Es que estar acá es terrible”

Martina: “No hace falta que me expliques. Ya sé que es terrible, pero bueno, a ti te tocó estar acá y a mí afuera”

Kuster: “Me siento como un poco mal igual”

Martina: “¿Por qué?”

Kuster: “Estoy como… Es súper fuerte verte acá”

Martina: “¿Por qué? ¿Quién soy?”

Kuster: “Mi novio”

Martina: “Soy tu novio”

Kuster: “(Se agarra la cabeza) No entiendo nada”

Martina: “Yo tampoco. Creí que era tu yin y yang ¿Qué pasó?”

Kuster: “Que acá es…Me haces sentir súper mal persona”

Martina: “No, no te sientas mal. Si lo que charlaban, que sentía, es real, no te sientas mal. No sé quién eres”

Kuster: “Soy la de siempre”

Martina: “La de siempre me amaba. Y verte así… Esa no es la de siempre. No sabía que entrabas a esto tampoco”

Kuster: “Sabías que no era esta mi intención de entrar acá. Hay un montón de cosas que no sabes. Me estás juzgando”

Martina: “No te estoy juzgando. No te estoy diciendo nada. Simplemente estaba en casa simplemente. Tuvimos mucho respeto. No sé si te pusiste un minuto en mi lugar. ¿Qué sentías?”

Kuster: “Tristeza”

Martina: “¿Por mí?”

Kuster: “No, porque yo no soy así. No soy una mala persona”

Martina: “No sos una mala persona. Eres así”

Kuster: “No, estar acá es terrible”

Martina: “¿Y estar afuera? Tú por lo menos tuviste quien te contenga, quien te abrace. Acabo de ver, me tenían ahí encerrado viendo toda la charla. Te acabo de escuchar entera. Tú seguías avanzando con todo esto y yo estaba afuera gritando ‘vamos, Tere, vamos, Tere’. Porque te amo, nena. Y quiero lo mejor para ti, aunque no sea conmigo (Se abrazan y Tere se pone a llorar)”

“Me mataste… Entraste a enamorarte. No entiendo lo que pasa”

Kuster: “Perdóname”

Martina: “Yo no te tengo que perdonar. Si eres así”

Kuster: “No soy así”

Martina: “Si sientes algo horrible dentro, perdónate tú. Entraste sola y jugaste sola. Arrancaste un juego desde el principio. Si te pasan cosas, yo no te voy a juzgar. Pero si arrancas desde el principio, es porque lo habías pensado desde antes”

Kuster: “No lo había pensado antes. Si tú me conoces”

Martina: “No, no te conozco”

“¿Sabes la impotencia que tenía? Estuve cotizando un helicóptero para bajar acá. No puedo entender tanto amor, tanta maravilla que hemos vivido juntos ¿Se te fue? Se fue con otro. En una semana yo tuve que entender que tu boca ya no era mía”

Kuster: “Me siento mal. Me voy a desmayar, en serio”

Martina: “Ya está. Somos grandes”

(Fede y Gabriel van a hablar)

Farrell: “¿Cómo está?”

Martina: “¿Ella? Desorientada, como estoy yo y tú. Tú no tienes la culpa. Ella tampoco. Me destruyó. No sé, Fede. Nos hemos amado mucho. Entiendo el encierro, que Tere es una gran persona y tú también. Yo lo sé. Lo siento. Por eso no te culpo. Esto se dio así y se fue de las manos. En el fondo a mí me tocó resistir afuera. Inventar respuestas que no tengo. Nada más. No sé. Sentí que no existí más”

Farrell: “No, no boludo. Para nada”

Martina: “No se entiende. Es muy duro. Por un lado, hay amor y por el otro, también. Y del sano, del bueno. No entiendo nada”

Farrell: “Perdón” (Se abrazan los dos)

Martina: “Me dice que me ama y, por otro lado, está contigo”.