*

Glamorama
Javiera Suárez junto a su hijo Pedrito Milagros en una imagen tomada de pantalla de la entrevista que dio a José Miguel Viñuela para el matinal de Mega.

Pedrito, el Milagro de Javiera Suárez

Autor: C. Z. / 12 junio, 2019

Javiera Suárez, cuya muerte ha generado una inédita ola de mensajes de pésame y homenaje, bautizó a su hijo Pedrito Milagros en honor a la Virgen de Los Milagros. Porque el nacimiento del niño, que hoy tiene dos años y ocho meses, es considerado realmente un milagro.

A los pocos meses de su matrimonio con el cirujano Cristián Arriagada, la periodista y conductora supo que estaba embarazada y, poco después, le diagnosticaron un cáncer tipo melanoma, uno de los más malignos.

Javiera le dio prioridad a su embarazo.

“Hoy estoy mucho más preparada para ganarle al cáncer que ayer. Hoy tengo una guagua adentro y tengo a Cristián (Arriagada, su esposo), que es el árbol donde me puedo apoyar”, contó a revista Cosas en junio de 2016. De inmediato comenzó el tratamiento menos invasivo posible.

Hizo todo lo posible para que su hijo naciera sano. Fue su prioridad. Documentó el proceso en su cuenta Instagram, con mensajes de fortaleza y esperanza. La red social se convirtió en un diario de vida con recetas saludables, cadenas de oración y frases positivas en medio de la adversidad de un caso muy difícil.

Ni la hepatitis que la afectó transgredió su objetivo. Tras ser examinada, se decidió que ya era hora del parto y la internaron. El jueves 20 de octubre de 2016, a las 19.51 horas, y con solo 30 semanas de gestación, nació el niño tan esperado por la periodista y su marido.

El haber logrado tener a su hijo en medio de las circunstancias por las que pasaba es considerado único en el mundo de la medicina. Y la periodista lo bautizó en agradecimiento a la virgen a la cual se lo encargó con devoción.

Pedro pesó un kilo y 640 gramos y midió 40 centímetros. Y dada su condición de bebé prematuro, fue puesto en una incubadora.

“Yo siempre creí que Pedrito iba a nacer. Siempre, siempre, siempre. No me preguntes de dónde… Yo siempre había pensado que Pedro iba a nacer. Lo que pasa, lo que me daba nervio, era morirme yo en el camino”, comentó en Vértigo, en abril de 2017.

Ese mismo año, en El Cubo, fue más a fondo: “Nadie apostó que nacía. Y nació. Es el primero en el mundo y en estas circunstancias. Todos los doctores nos dijeron que Pedrito no iba a nacer. Los médicos pensaban que me iba a morir a los dos meses o antes. Tenía metástasis en el hígado, en el pulmón, en la pechuga.

“No me hice la típica terapia que se hace la gente con cáncer normal, no por la guagua, sino porque no tenía efecto en el melanoma. A los tres meses y medio me dio hepatitis y tuvimos que cortarlo. Gracias a Dios Pedrito nació a las 30 semanas y prematuro. Todo se ha ido dando para bien. Yo siempre creí que Pedrito iba a nacer”.

En abril de este año, en la última entrevista televisada que dio, para el Mucho Gusto, Javiera mostró en pantalla lo grande y lindo que está el niño.