*

Glamorama
Martín Cárcamo y Raquel Argandoña en Bienvenidos.

“¡Por eso se arman los cahuines!”: Martín Cárcamo encaró a Raquel Argandoña por “pelar” a panelista de Bienvenidos

Autor: C. Z. / 29 agosto, 2019

“Si usted quiere relatar sus vacaciones, hágalo en los WhatsApp individual de quien quiera enterarse de lo que está haciendo”. Este fue el mensaje que Raquel Argandoña dio en su programa radial y que provocó revuelo en el equipo de Bienvenidos.

La coanimadora del matinal se refería a un grupo de chat que comparte con otros integrantes del programa de Canal 13. Y aunque no dijo el nombre del involucrado, provocó reacciones.

Este jueves, Raquel regresó al matinal, tras estar con licencia unos días por una influenza, y Martín Cárcamo no dudó en encararla por su comentario.

En el diálogo, revelaron que Argandoña se refería al siquiatra León Cohen, quien es parte del panel algunos días. Raquel reiteró sus críticas y generó una discusión con sus compañeros por el tema:

Martín Cárcamo: “Anduviste pelando harto, ¿ah?”

Raquel Argandoña: “¿Qué pelé?”

Cárcamo: “Pelaste el tema del WhatsApp, que aquí, en el programa, había alguien que mostraba las fotos de las vacaciones”

Argandoña: “Perdón, ¿podemos hablar de ese tema? A ver, yo encuentro que los WhatsApp grupal son para algo específico. Nosotras, señora, tenemos un WhatsApp de Bienvenidos, tenemos dos, donde vemos si cambia la pauta, si sale un invitado…”

Cárcamo: “Perdón… ¿hay una línea editorial en el WhatsApp? ¿Qué se puede y no puede hablar?”

Argandoña: “Un panelista, que lata que no está acá, pero dice ‘aquí estoy con la Jose en la Torre Eiffel’, ‘acá estamos en Londres tomándonos un café’”

Cárcamo: “¿De quién estás hablando? ¿del doctor Cohen o de Carlos Zárate?”

Argandoña: “El doctor Cohen… Está bien que veranee, pero, ¿por qué yo tengo que veranear con el siquiatra? Y entonces Martín dice: ‘pero qué mala onda’. Entonces, dile, ‘escríbame a mi WhatsApp personal, pero yo no me tengo que enterar. ¿Qué me importa lo que él haga?”

Tonka Tomicic: “Además que mandaba las fotos a las cinco de la mañana. Cuatro y media, cinco de la mañana, tín… ‘un cafecito en Berlín’”.

“Perdón, ¿por qué Carlos Zárate escribió un mensaje en el chat pidiéndote perdón (a Raquel)?”

Michelle Adam: “Porque se sintió aludido”

Tonka: “Pero no era para él”

Cárcamo: “¡Por eso se arman los cahuines! Porque uno se enoja y no es para él ni para el otro tampoco”

Argandoña: “Yo no he dicho nada”

Mauricio Jürgensen: “¿Cómo que no dijiste nada?”

Argandoña: “Yo lo comenté en la radio, porque si este señor estuviera acá, le habría dicho ‘lo encuentro un desubicado’, un desubicado”

Jürgensen: “No te referías a Carlos Zárate”

Argandoña: “No me refería a Carlos Zárate”

Jürgensen: “Es que Carlos Zárate pensó que se referían a él”

Argandoña: “Yo sé que tiene muy buena onda con Martín. Cuando empezó a invitar para la obra de teatro, gordo, era una pesadilla”

Cárcamo: “¿Perdón?”

Argandoña: “No, el señor…”

Cárcamo: “Perdóname, Raquel, porque tú haces las Viejas Juliás y nunca nos han invitado”

Argandoña: “¿Qué voy a invitar? ¡Paguen pue!”

Cárcamo: “A mí me invitó y yo fui a ver teatro, ¡teatro!, no café concert, una obra que lleva 30 años”

Argandoña: “¿Qué significa ‘teatro’?

Cárcamo: “¿Las Viejas Juliás cuánto lleva?”

Argandoña: “¿Tú decí que es malo el nuestro? Llenamos con mil y tantas personas”

Cárcamo: “No digo que sea malo”

“Yo fui de vacaciones, volví, y el doctor Cohen sigue viajando”

Argandoña: “Que viaje pueh. Qué me importa a mí”.