*

Glamorama
Horacio de la Peña en una imagen de pantalla, de archivo, tomada de la web.

“No se lo voy a perdonar nunca…”: el desastroso divorcio que marcó a Horacio de la Peña

Autor: Equipo Glamorama / 25 agosto, 2019

Fue un nuevo viernes de confesiones en Podemos Hablar. En el último capítulo del estelar de conversación de Chilevisión estuvieron Janis Pope, Perla Ilich, Tamara Acosta, el ministro Cristián Monckeberg, Pato Torres y Horacio de la Peña.

El ex tenista y famoso entrenador argentino compartió lo que, según contó, fue el terrible divorcio de su segunda esposa:

 

Horacio de la Peña: “Yo lo pasé muy, muy mal”

Janis Pope: “¿Porque estabas enamorado?”

De la Peña: “No. Me hicieron mucho daño. El grave problema que tengo yo es que no entiendo a la gente que te hace mal porque sí. Cuando tú confías en alguien y confiaste, no me cabe que me haga daño. No me entra en la cabeza y eso realmente me golpeó muy fuerte.

“Tú te casaste con alguien, es alguien en quien confiabas. Yo me separé dos veces, la primera vez que me separé: ‘no funciona, no nos queremos más, todo en buena’, ‘¿qué te parece?, ¿cómo dividimos esto?’, ‘de esta manera’, ‘sí, toma. Chao’. Nos dimos un beso. Nunca un problema, cero.

“Y la segunda fue un desastre. Porque buscaron de todas las maneras posibles para atacarme y eso para mí fue durísimo”

Julián Elfenbein: “¿Públicamente?”

De la Peña: “Sí, públicamente, personalmente. O sea, la persona que está al lado tuyo conoce todo, sino no tendría que estar al lado tuyo, y sabe exactamente dónde golpear, cuándo golpear”

Elfenbein: “Dónde te duele”

De la Peña: “Sí. Por eso a mí me sorprendió mucho volver a confiar en las relaciones, porque en ese momento decía ‘pucha, ¿para qué habré dicho tantas cosas?’”

Elfenbein: “O sea, te casas en ese minuto con el amor de tu vida y terminas separándote de tu enemigo. ¿Eso es? ¿Desconoces a la persona de la que te separaste?”

De la Peña: “Sí, ese es el daño más grande”

Tamara Acosta: “¿Pero tenía alguna razón para hacer ese daño?”

De la Peña: “No, cero, cero. ¿Para hacer ese daño? Cero”

Elfenbein: “¿Y por qué lo hizo?”

De la Peña: “No sé”

Acosta: “O tal vez la preguntas es: ¿creía que tenía alguna razón para hacerlo?”

De la Peña: “No. Ese fue daño mala leche”

Elfenbein: “Déjame preguntarte de nuevo, sin saber detalles porque eso no es importante: ¿te inventó historias?, ¿decía cosas de ti que no eran?”

De la Peña: “Muchísimas. Imagínate tener 17 juicios y ganar 17. Es demasiado. Porque si te hacen 17 deberías de perder por lo menos cinco, ocho. Pero si te hacen 17 y ganas los 17, quiere decir que te inventaron hasta el… No sé”

Elfenbein: “17 juicios, ¿por qué?”

De la Peña: “De todo. En el popurrí de divorcios hay de todo y agarró el manual y empezó uno por uno. Hizo juicios hasta a sus propios abogados. Hizo un acuerdo conmigo y, cuando terminó el acuerdo. le hizo juicio a su abogado, al mío y recusó al juez. Y se quedó con todo”

Elfenbein: “¿Se quedó con todo lo que tenían?”

De la Peña: “Con todo”

Elfenbein: “¿Te dejó en la calle?”

De la Peña: “No. Lo que me enseñó mi viejo, lo que tienes acá (se golpea el pecho), no te lo saca nadie”

Acosta: “¿Y tenían hijos?”

De la Peña: “Sí y se vinieron a vivir conmigo. Dos”

Elfenbein: “¿La volviste a ver?”

De la Peña: “Sí, una vez. No la perdoné”

Elfenbein: “¿Te pidió disculpas?”

De la Peña: “Sí”

Elfenbein: “¿Y no era posible?”

De la Peña: “Lo que yo no voy a perdonar nunca es que me haya tratado de separar de mis hijas, y eso no tiene perdón.

“Me acuerdo que como a los cuatro o cinco años de divorcio, la jueza me dijo ‘pero usted tiene que hablar con la madre de sus hijas’. Y yo sabía que era la respuesta incorrecta, pero le dije ‘nunca. Lo que me hizo de separarme de mis hijas no se lo voy a perdonar nunca’. Y no la perdoné nunca. Y mis hijas cuando tuvieron la oportunidad de hablar, se vinieron a vivir conmigo”

Elfenbein: “¿Logró separarte de tus hijas por un tiempo?”

De la Peña: “Sí, un tiempo largo. Me costó mucho verlas, por harto tiempo”

Elfenbein: “¿Pero las recuperaste?”

De la Peña: “Sí, son De la Peña pura cepa” –MIRE AQUI EL VIDEO. MINUTO 22.40-.