*

Glamorama
Cristián Sánchez reaccionó a esta foto. IMAGENES: TVN / MEGA

“Me expusieron ante la diva de Chile y los niños”: Cristián Sánchez contó su verdad tras supuesto “reto” por celos a Diana Bolocco

Autor: F. V. / 27 septiembre, 2019

Cristián Sánchez y Diana Bolocco tienen un historial de “conflictos” televisivos por piquitos y situaciones de coqueteo con invitados.

Primero fue el animador el que inició esta dinámica. Y luego, con el arribo de Diana al Mucho Gusto, la esposa de Sánchez se ha tomado revancha. Lo último fue el jueguito de la “frutillita” que protagonizó Bolocco con un productor del matinal de Mega. Este hecho le valió un “reto grande” de Cristián, según reveló la propia conductora.

Y en el Muy Buenos Días reaccionaron. Este viernes mostraron en pantalla la imagen donde Diana aparece junto al productor mientras estaban jugando a la “frutillita”. El panel le comentó además que la animadora se refirió a un supuesto parelé que él le hizo en la intimidad de su hogar.

Sánchez comentó la imagen y contó su verdad en el matinal TVN:

Cristián Sánchez: “El tema del ‘se puso celoso’ también me da rabia, porque no me puse celoso. Pero les voy a contar lo que conversamos en mi casa. Llegué a mi casa a comer, después de 15 horas de trabajo, me levanto a las 6 de la mañana y llego a las 9 de la noche. Llego y están sentados en el comedor la Diana, mis dos hijos grandes…”

Iván Torres: “Y el conejito (risas)”

Ignacio Gutiérrez: “Ya poh, Iván, no la sigas embarrando”

Sánchez: “No estaba conejito, pero estaba Cecilia, mi cuñada”

Marcela Vacarezza: “¿Cecilia Bolocco?”

Sánchez: “Sí, Cecilia Bolocco. Entonces empezamos a conversar y de repente la Diana, por hacerse la chora, llegó y dijo ‘oye, Cecilia, ¿tú supiste por qué mi marido estaba tan contento?’. ‘No, ¿por qué?’. Y le muestra la foto que salió el otro día en el diario de la Bárbara Rebolledo conmigo. A mí todas estas fotos me habían llegado y yo me hice el cool, nada (las fotos de Diana jugando a la ‘frutillita’)”

Vacarezza: “¿Ella le tiene celos a la Bárbara? ¿Por qué le importó esa foto?”

Sánchez: “Además, cuando recurre a la hermana grande y le dice ¿sabes por qué está tan contento? Por esta foto’, a la Miss Universo, a la reina, a la diva, a pito de nada. Y la Cecilia llega, se pone los anteojos, le digo ‘¿te lo alejo?’ y yo le agarro el celular y se lo puse acá.

“Pone cara de impresión. Yo pensé, en una de esas, como ella que conoce el juego televisivo, va a decir ‘normal’. No. Puso cara de impresión y ahí debo reconocer que me bajó la cuestión. Me expusieron ante la diva de Chile y los niños”

Vacarezza: “Pero, ¿ésta fue pintada de mono de la Diana?”

Sánchez: “No, partió como una choreza. Una pintada de mono disfrazada de simpatía, de risas, pero el trasfondo claramente era enrostrarme el supuesto coqueteo televisivo con la Bárbara. Pensé a mis dos hijos mayores, aquí puede quedar una grande, en mandarlos a acostarse, pero no, porque ellos pueden ser mis testigos.

“Entonces, llegué, ¡pum! Foto de ella. La Cecilia se impactó mucho. Yo, insisto, durante el día me habían llegado todas estas fotos de la ‘frutillita’, el ‘jurel’. (Ponen la foto de Cristián y Bárbara) No saquen esa, no hay que mostrarla. (Ponen otra) Miren esa, mirada tierna. Por favor, pongan la de la ‘frutillita’ (ponen la fotografía de Diana y su ‘amiguito’). Acá no hay nada que decir. Las palabras sobran. Señora, juzgue usted”

Vacarezza: “¿Sabes, Cristián? Yo encuentro peor la tuya”

Sánchez: “Y ahí, gracias a Dios, no mandé a acostar a mis hijos grandes, porque los utilicé como jueces. Qué es peor, ¿una mirada inocente como está o el jueguito de la ‘frutillita’? Y debo decir que, por tres votos a favor, cero en contra, sin abstenciones, gané por goleada”

Hugo Valencia: “Yo creo que tú no te tienes que enojar con la Diana. Tú te tienes que vengar de la Diana. Y si ella se comió una ‘frutillita’, tú te tienes que comer otra cosa acá en el programa”

Sánchez: “Yo la tengo. Muchachos, vengan para acá, a todo el equipo del Muy Buenos Días a Todos. Siendo las 8.38, les digo que están todos… ¿Cuántos somos? Cuarenta. A las 34 o 35 personas les quiero decir, mi venganza es así: el próximo viernes 4 de octubre, 21 horas, todos invitados a mi casa”.