*

Glamorama
Steffi junto a Dj Méndez en una imagen de archivo. FOTO: AGENCIA UNO

“Se metía en estos grupetes que también andaban robando…”: Steffi Méndez contó detalles de su infancia y los problemas de su padre

Autor: C. Z. / 2 septiembre, 2019

Dj Méndez ha tenido días difíciles en términos familiares. Las duras acusaciones de su hijo Leíto en Instagram provocaron que reaccionara y le respondiera en entrevista con el matinal Muy Buenos Días.

“Es un cabro impulsivo… Creo que vas por mal camino”, aseguró el músico tras los dichos de su hijo por las redes sociales, donde lo atacó a él y a su ex pareja Marcela Duque.

Y ahora, en La Divina Comida, Steffi Méndez, hija mayor del intérprete de Estocolmo, volvió a hablar de su padre.

Hace unas semanas, en el estelar Podemos Hablar, reveló detalles de la lucha de Dj Méndez contra el alcoholismo. Y este sábado, en La Divina Comida, Steffi contó más detalles de los problemas que tenía su papá cuando era chica. Esto fue lo que dijo:

Tamara Acosta: “Oye, ¿y tus papas cómo se conocieron?”

Steffi Méndez: “En un carrete, creo. Se conocieron allá (Suecia) y la coincidencia es que los dos eran chilenos”

Acosta: “Y eran muy jóvenes”

Méndez: “Sí…”

Acosta: “¿Se conocieron como a qué edad?”

Méndez: “16, 17… Y a los seis meses, mi mamá quedó embarazada. Se quiso casar altiro. Formaron su familia altiro, joven, y mi papá intentando recién partir su carrera. Pasaba meses encerrando en el estudio. Iba muy poco a la casa.

“Mi papá estuvo muy involucrado en el tema de la delincuencia porque era muy joven. Se metía en estos grupetes que también andaban ‘delincuediando’, robando y todo. De muy chico adicto a las drogas. El alcoholismo activado desde los 14 años. Y cuando me tuvo a mí, mi mamá le pidió que parara esas cosas, porque estábamos formando una familia.

“Cuando ya éramos tres, y se estaban separando, ahí tomó como un poco de conciencia que él tenía una enfermedad. Se metió a estas reuniones AA, de Alcohólicos Anónimos. Yo me acuerdo de haber participado en algunas reuniones, que eran terapia de una familia, porque éramos convivientes de un alcohólico.

“Me acuerdo cuando él se fue de la casa. De hecho, me acuerdo con detalles. Mi mamá, súper mal. Se desmayó. Fue horrible. Era muy chica. Obviamente que no lo entendía en el momento. Y en el momento me dio mucha rabia. Sentía que mi papá no estaba ni ahí con nosotros, pero claro, después entendí, porque desapareció un mes.

“Y aparte de que las cosas no funcionaban con mi mamá, él tenía que jugársela con su carrera. O sino no iba a repuntar nunca”

Acosta: “Pero cuando él se va, ¿tú te quedas con tu mamá?”

Méndez: “Yo me quedo con mi mamá. Y me acuerdo que igual fue un periodo malo, porque mi mamá como que no tenía ganas de seguir, de ser mamá. Yo creo que mi mamá tuvo ganas, en algún momento, de descansar, de suicidio, porque mi mamá era muy joven. Y me acuerdo que le familia de mi papá, míos tíos, ayudó mucho. Se hizo muy presente”

Acosta: “¿Te tocó hacerte cargo de tus hermanos chicos?”

Méndez: “Sí, totalmente, me contaba muchas cosas y, de repente, se descargaba conmigo. Me llevé un poquito ese cargo. Esa responsabilidad”

Acosta: “En algún momento, te fuiste a vivir con tu papá”

Méndez: “Sí… ya cuando tenía como 13 años, 14 años. Ya los fines de semana, de por medio, eran entretenidos. Mi papá nos recibía con todo. Le estaba yendo súper bien. Y mi mamá era como la bruja. Uno de dejó llevar por eso. La vida era como un poco más de color rosa con mi papá y decidí irme a vivir con mi papá. Y ahí también fue duro, porque se acabó lo buena onda y se puso súper exigente”.

Acosta: “¿Qué pasó con tu mamá cuando te fuiste?”

Méndez: “Ella empezó a disfrutar de su vida que yo creo que se perdió cuando fue mamá, de carretear, de hacer amigos, de viajar. Yo creo que mi mamá me hizo mucha falta. De hablar, no sé, de mi primer periodo menstrual, o mi primer sostén. Creo que me hizo mucha falta”.