*

Glamorama
Gonzalo Egas en Podemos Hablar. IMAGEN TOMADA DE LA PANTALLA DE CHILEVISION

El gran dolor de Gonzalo Egas

Autor: Equipo Glamorama / 6 octubre, 2019

Podemos Hablar es uno de esos programas confesionales que no se veía desde Estamos Invitados, que condujo Don Francisco en 2014. Los famosos van a contarlo todo.

En el estelar de conversación de Chilevisión esta semana estuvieron Laura Prieto –QUE REVELÓ LAS INSEGURIDADES QUE LE HAN CAUSADO POLOLOS MAYORES-, Yuyuniz Navas –QUIEN TEORIZO SOBRE EL POR QUE NO TIENE SEXO DESDE HACE CUATRO AÑOS-, Juanito Yarur –LA FIGURA SOCIAL QUE DETALLÓ EL ATROZ BULLYING QUE SUFRIO EN EL COLEGIO-, Gigi Martin y Gonzalo Egas.

El ex chico reality que ganó La Granja en 2005 y hoy es personal trainer relató un gran dolor de su vida, el suicidio de su hermano Cristóbal:

Gonzalo Egas: “Somos cuatro los hermanos. Y hay muertes naturales que son normales. Es doloroso, pero normal enterrar dos abuelos, enterrar a tu padre. Es parte del ciclo de la vida natural. Pero yo tengo un hermano que se suicidó. Y eso fue la pérdida más grande que he tenido, primero, porque es horroroso que alguien muera, alguien que debe vivir.

“Todos nos vamos a morir, pero viejos, haciendo nuestras vidas. Y él se suicidó y eso fue completamente devastador para la familia completa. Para los hermanos, sin duda.

“Yo tuve una relación muy cercana con él de joven, de chico, 12, 15 años. Yo tenía un hermano con que jugaba mucho, Alfredo, y tenía otro hermano, a quien admiraba mucho, que era Cristóbal. Era artista, estudió para piloto comercial, fotografía, teatro, administración de empresas.

“Era todo lo desafiante y rebelde que alguien podría llegar a ser en la juventud, cosas que a esa edad no tenía la capacidad de entenderlo. Lo veía como algo malo. Ahora, que tengo 44 años, entiendo que eso es mucho más meritorio.

“Pero cuando él se quita la vida, es para toda la familia…”

Julián Elfenbein: “Devastador”

Egas: “Sí, devastador”

Elfenbein: “¿Qué edad tenía él?”

Egas: “36 años. ¿Y sabes por qué además? Porque él tomó una decisión. Cuando alguien sufre un accidente, o se muere de un ataque cardíaco, uno dice que hay cierto nivel de azar, cierto nivel de mala suerte, cierto nivel de algo que no tiene que ver con la voluntad que la persona tenía. Lo que nos angustiaba es decir ‘imagínate lo desesperado que tiene que estar un ser humano para llegar a tomar una decisión como esa’.

“Mucha gente dice ‘es valiente’. Yo no sé si es valiente. Yo creo que es desesperación absoluta para que alguien haga eso. Tiene que dolerle la vida. Tiene que dolerle levantarse por la mañana. Le duele mirar, comer, esperar el crepúsculo. Le duele dormirse, le duele volver a levantarse.

“De hecho, en la misa, cuando a mi hermano lo sepultamos, yo no soy creyente, pero sé que en un libro Jesús le dijo a Lázaro ‘levántate y camina’. Recuerdo haberle dicho a la persona que estaba a cargo de hacer la misa que si apareciese ese señor en que ellos creían y le dijera eso a mi hermano, le diría ‘déjalo durmiendo’, porque siento que la vida vale la pena, pero no a todo evento.

“Siento que cuando alguien siente tal nivel de dolor como para tomar una decisión tan brutal como esa, creo que es mejor que sí. Creo que la vida no vale tener ese nivel de angustia, de esa sensación de que no estás acá, no es tu lugar, sentirte dañado. Y por eso en un minuto dije ‘está descansando’.

“Él vino a esta vida a morir y no sé para dónde uno va después de muerto. Pero por lo menos el cuerpo, la mente que a él le complicaba está en descanso. Eso es lo que uno lo logra tranquilizar”

Elfenbein: “¿Qué edad tenías en ese instante?”

Egas: “Esto fue el 2006. 31 años”

Elfenbein: “¿Lo extrañas?”

Egas: “Mucho, porque, además, aparecen a ratos recuerdos de las personas. Formas mías, formas de mi familia, mi hermano. A veces lo veo. Sé que no es él, pero tenía una característica de su cabeza que se parece de espalda. Lo vi y sé que no es él. Es otra persona. Pero das la vuelta y ves una silueta que se parece a él. Y sí, claro que uno lo extraña a pesar de que no teníamos una buena relación al final.

“Pero es gente que no tenía que haberse ido en su minuto. Tenía un hijo. Imagínate el nivel de desesperación que tiene que tener un ser humano para hacer eso. Es una cosa totalmente loca” –MIRE AQUI EL VIDEO-.