*

Glamorama
Imágenes tomadas de la pantalla de TVN del tenso momento de Pablo Mackenna y Natalia Compagnon.

“Yo nunca he visto una casa más particular…”: el irónico comentario de Pablo Mackenna que más molestó a Natalia Compagnon

Autor: Cristián Farías Ravanal / 4 octubre, 2019

Anoche regresó a TVN el programa periodístico Llegó Tu Hora con una novedad: Karen Doggenweiler en la conducción; y una gran exclusiva: Natalia Compagnon de invitada.

La nuera de la ex Presidenta Michelle Bachelet, juzgada por delitos tributarios por el caso Caval, dio su entrevista más extensa y tendida a cuatro años y medio del bullado asunto.

Durante el extenso programa, emitido en vivo, Compagnon se mostró siempre serena y dueña de sus palabras. Contestó lo que estimó conveniente y se negó a hablar sobre Bachelet más allá de lo estrictamente necesario.

En tanto, la intervención con más nervio y más comentada en redes sociales fue la del panelista Pablo Mackenna. Sus palabras fueron las únicas que provocaron una visible molestia en la invitada, quien pidió a Doggenweiler que interviera:

Pablo Mackenna: “Natalia… Natalia… ‘Nunca hubo un delito’. Hubo ‘un tsunami’ que se te vino… Los tsunamis son fuerzas de la naturaleza desbocadas que no podemos controlar.

“Este tsunami se llama Natalia Compagnon Enterprises. El tsunami fue creado por ti. Y tú dices que no hubo delito, y efectivamente no hay ningún proceso, salvo el de impuestos.

“Sin embargo, esto es porque la arista de la estafa se pagó con mil millones de pesos en un acuerdo reparatorio. Nadie tiene tanta plata ni bota mil millones por nada. Ustedes pagaron mil millones, ¿o no?”

Natalia Compagnon: “Pero tú estás hablando de cosas distintas”

Mackenna: “A ver”

Compagnon: “Porque una cosa es el proceso que está abierto y otra cosa es el acuerdo reparatorio que hubo con otra empresa cuando se hizo la venta de los terrenos. Pero a eso no me puedo referir porque haya acuerdos…”

Mackenna: “Efectivamente hay muchas aristas, pero es el mismo negocio. Cuando uno tiene que hacer un acuerdo reparatorio para salir de algo que está caratulado como estafa, uno no anda botando plata porque sí.

“Y si tú me dices que el caso Caval fue un tsunami, yo creo que la arista del caso Vial es el Argamedón y se te viene encima. Porque si uno revisa más o menos lo que es la querella, hay asuntos que ya no pasan por cosmética, maquillaje, por estética.

“Ustedes se presentan teniendo una oficina que no era de ustedes. La presentan como propia… Ustedes se presentan, tú como experta en minería, tu socio como experto en inmobiliaria, y además con un equipo multidisciplinario de una amiga tuya que se dedicaba, diseñadora, más un experto en computación…

“Un equipo bastante pequeño que cuesta mucho ver cuales eran esas cosas específicas que manejaban tan bien. Dime, ¿cuál era tu expertise en minería?”.

Compagnon: “Es que no puedo hablar de eso porque es una causa que está abierta, Pablo. Lo que sí te digo es que está confundiendo cosas. Porque en el tema de Vial, que es lo que está abierto, no ha habido acuerdo reparatorio.

“Entonces no sé de donde me estás sacando un acuerdo deparatorio”

Mackenna: “Te puedo seguir con cosas de Vial que ya se van a saber en una semana más, porque hasta ahora es bastante fácil. Cuando se sepan todas las cosas de Vial va a ser bastante más complicado… A ustedes se les pagaba 160 millones en la parte minería por una asesoría, y luego todas las facturas que tenían que ver con servicios que tenían que dar a terceros se traspasaban simplemente.

“Sin embargo, hay 974 millones extras de pegas que no se hicieron”.

Compagnon: “Es que yo creo que estás hablando sin saber lo que…”

Mackenna: “¿Sabes qué más? No hablemos más de temas que no podemos hablar porque están en proceso…”

Compagnon: “Es que se te acabó el tiempo… (designado a cada panelista para hacer su preginta)”

Mackenna: “Lo del fiscal Arias, decir ‘es la confabulación con el fiscal Arias…'”

Karen Doggenweiler: “¡Tiempo!”

Mackenna: “Cortito… El fiscal Arias no partió con las querellas”

Compagnon: “¿Perdón?”

Mackenna: “Ni una de las querellas partió con el fiscal Arias. El fiscal Arias está de la mitad en adelante… O sea, ‘confabulación’ no hay. Hay querellas que se interpusieron desde un comienzo con razones justificadas…”

Compagnon: “Mira Pablo. A ver… Solamente para que entiendas un poco, porque yo entiendo que no has podido leer los 35 tomos de cada una de las causas que yo he tenido”

Mackenna: “Me leí la querella completa”

Compagnon: “Pero la querella son 40 hojas probablemente. Yo te puedo invitar a mi casa y vas a encontrar 40 archivadores por cada una de las causas”

Mackenna: “No, si voy a tu casa me voy a encontrar tres bicicletas, media consola, un televisor Bolocco… Yo nunca he visto una casa más particular, cuando fue el receptor judicial a ver lo que había dentro de esa casa… Yo no entiendo cómo la gente vive así…”

Compagnon: “Karen, sabes que yo creo que no corresponde…”

Doggenweiler: “Terminó el tiempo… Pablo recién estaba preguntando por el fiscal Arias, el fiscal que ahora justamente tiene abierto un libro de remoción… Que no sé si después se van a juntar en la casa o no, ahí lo verán ustedes…”

Mackenna: “Si la amuebla sí…”