*

Glamorama

Coté Quintanilla: “Si nos ponemos a gritar, ¿cuándo nos vamos a escuchar? Hay mucha rabia y empatizamos. El problema es como expresarla”

Autor: F. V. / 28 noviembre, 2019

María José Quintanilla debutó con la sección Bolsa de Empleos en Mucho Gusto.

La cantante de 29 años estuvo en el centro de Santiago rodeada de personas que buscaban trabajo. Ella y un equipo del matinal de Mega los mostraban en pantalla con un gran cartel donde salían los datos personales para que posibles empleadores se contactaran. Todo en buen ambiente.

Esta mañana, la panelista del espacio llegó con la misma iniciativa a la Vega Central. Allí un grupo de personas comenzó a gritar al equipo. Entonces la cantante dijo:

“Yo me quiero tomar un pequeño break en esto. Yo sé que no estaba en el estudio, pero le quiero pedir a toda la gente que nos ve en la calle.

“Primero, es muy difícil estar en esta posición, porque cada uno de nosotros tiene un pensamiento, que quizás es político o personal, distinto. Y no por eso a nosotros nos deben fallar.

“Nosotros también somos parte de esta sociedad. No lo digo por mí, lo digo por la gente que está detrás de esta cámara y que no lo ha pasado muy bien. Lo digo por el equipo de Simón (Oliveros), de la Karla (Constant), de la Caro (Cárcamo), el equipo de Meganoticias, el equipo de periodistas de Chile. En realidad ha sido muy complejo para ellos y para sus familias.

“Yo no soy periodista, yo soy cantante, trabajo en un matinal y para mí no sé si es tan difícil porque la calle me representa desde que nací. Sé que la gente está enojada, porque esta verdad que recién surge viene desde hace muchísimos años.

“Lo único que queremos es que usted comparta con nosotros su opinión de manera respetuosa. Porque finalmente eso representa tu educación. Lo que está pasando acá es parte de la manifestación”

Las cámaras enfocan a un grupo de gente protestando y gritando al equipo del matinal. A lo que Quintanilla intentó conversar con una manifestante:

“Le podemos preguntar a la gente si quiere hablar, pero no quieren hablar. La manera de comunicarse es un poco agresiva. Es complejo.

“Señora, ¿quiere hablar con nosotros? Con respeto… No quiere hablar con nosotros. Yo la verdad no tengo susto de hablar con la gente chiquillos. Yo quiero hablar, sí ese es el problema.

“Nosotros queremos comunicarnos con ustedes, pero con respeto. Yo no tengo ningún conflicto, pero hay que también ponerse en el zapato del otro. Aquí hay niños, hay abuelitos que pasan lo mismo que otros. Hay que empezar a empatizar.

“Si nos ponemos a gritar, ¿cuándo nos vamos a escuchar? Aquí hay mucha rabia y empatizamos. El problema es cómo expresarla”