*

Glamorama
Mariela Sotomayor en una imagen de enero pasado, en una visita a GlamoramaTV.

El doloroso complejo de Mariela Sotomayor con su peso: se someterá a nueva cirugía

Autor: F. Varela / C. Farías / 10 noviembre, 2019

“Yo siempre estoy buscando la forma de adelgazar, de bajar de peso y es porque tengo un gran complejo conmigo misma… Mi vida es una eterna lucha con el peso. O sea, ahora mismo me voy a poner un balón gástrico con el doctor Mario Ojeda, porque él me va a operar, porque ya no doy más…”

Estas palabras son parte del testimonio que dio este fin de semana Mariela Sotomayor en Podemos Hablar.

La periodista de 37 años, que se hizo conocida en paneles de programas como Primer Plano, Maldita Moda o el matinal de CHV, explicó que a los nueve años comenzó a sufrir por su peso, debido al bullying que le hacían en el colegio.

Sotomayor participó en el estelar de conversación junto a Krishna de Caso, Macarena Venegas –quien reveló que fue una mujer la que filtró sus fotos íntimas en topless-, Gonzalo Robles, Eliseo Salazar y Arturo Walden “El Kiwi”.

Estas fueron las palabras de la periodista que ya se ha sometido a cirugías con el fin de estar más conforme con su apariencia física:

Mariela Sotomayor: “Mi vida es una eterna lucha con el peso. O sea, ahora mismo me voy a poner un balón gástrico con el doctor Mario Ojeda, porque él me va a operar, porque ya no doy más. Yo voy a seguir buscando la forma de ser delgada hasta cuando lo logre.

“Imagínate que empecé a engordar, a engordar, y cuando chica, estaba en primero o segundo medio, mi mamá me dijo ‘métete al gimnasio’. Y me obsesioné tanto con bajar de peso, que empecé a contar las calorías y tenía una libretita donde anotaba mis calorías, y me comía 1200 calorías al día.

“Llegué a limpiar los platos, en ese tiempo, donde comía. Porque decía ‘me voy a comer 1200 calorías. No sé si la persona que comió en este plato, quizás no está bien lavado. Entonces puede tener grasa y cómo voy a calcular esa grasa’.

“Así de loca me volví. O sea, cuando tenía 16 años tuve anorexia nerviosa. Un día, para no comer, me comí 100 vitaminas C en menos de una hora, porque la ansiedad que tenía era tan grande…

“O llegué a tomarme 24 tazas de café en un día. O llegué a pesar la comida en una pesa en mi casa, para poder ver si eran los gramos de las calorías que me tenía que comer. Finalmente terminé con mi cuerpo deteriorado.

“Para mí es un tema que tiene ver con la estética y tiene que ver con la salud. Pero no voy a dejar de decir que en este país a las personas se les da menos oportunidades por su físico.

“La gente cuando te quiere herir y te quiere ofender, lo primero que te dice es ‘chancha, guatona, gorda no sé cuánto’. Y cuando te dicen algo así, están jugando con algo tan delicado para ti. Las personas que tienen sobrepeso, o que no se sienten bien con su cuerpo, me entenderán. Yo quiero solucionarlo.

“Soy una persona chica. Mido 1.58 y cuando comencé a salir en televisión fue porque la gente quería saber quién era la que hablaba así como copuchenta. Más encima estaba embarazada. Entonces dije ‘Dios mío, lo que siempre quise fue trabajar en la tele. Y me tiene que tocar estar frente a las cámaras cuando estoy irremediablemente gorda’.

“¿Qué pasó? Que había trabajado antes siendo una persona con sobrepeso sin estar embarazada y nunca me habían puesto en pantalla. Te digo, esto es un ejemplo, llegué de mi primera hija operada con lipoescultura y a las dos semanas estaba sentada en el matinal.

“La gordura me jugó una muy mala pasada, porque hizo que quizás no me miraran antes, o dijeran ‘mira, esta niña es bien buena, pongámosla por aquí’. No, porque buscaban a las minas lindas y hoy día siguen existiendo, en todos los canales hay una niña bonita que nadie se explica por qué está ahí, pero es muy linda.

“Y a uno le hubiese gustado de repente no tener ese prejuicio con uno misma también. Para poder tener más personalidad y poder demostrar también más lo que uno era capaz de hacer” –MIRE AQUI EL VIDEO. MINUTO 01.17.00-.