*

Glamorama
Luis Jara y José Antonio Neme en Mucho Gusto. IMAGEN TOMADA DE PANTALLA: MEGA.

El testimonio de vecina de Puente Alto que impactó en el Mucho Gusto

Autor: F.V. / 13 noviembre, 2019

Los matinales desplegaron sus equipos tras las serie de protestas y hechos de violencia que se desarrollaron en el país este martes.

En este contexto, Karla Constant, animadora del Mucho Gusto, llegó hasta la comuna de Puente Alto para ver cómo era la situación en ese lugar y conversar con los vecinos, muchos de ellos víctimas de saqueos.

Constant le dio espacio a cada uno de ellos para que opinaran e hicieran sus descargos. Pero fue el testimonio de una mujer de 75 años, identificada como Ana Gutiérrez, la que provocó impacto en el panel de Mucho Gusto.

Luis Jara y José Antonio Neme, desde el estudio, fueron los más afectados con el testimonio de la mujer. Esto fue lo que dijo:

“Tengo mucha pena, mijita (comienza a llorar), de ver mi ciudad donde yo nací, el país donde he vivido toda mi vida y siento una pena terrible de ver así mi ciudad. ¿Cómo los hijos de este país hacen eso? Humillan de esa forma a su patria.

“¿Cómo lo hacen estos weones? Perdóneme la expresión. Yo vivo aquí arriba, he visto los saqueos, he visto todo, todo. He visto a los pobres ‘pacos desgraciados’… La gente los trata de pacos desgraciados y esos pacos desgraciados son los que nos defienden cuando nosotros tenemos problemas.

“Esos ‘milicos chucha de su madre’ son los que nos defienden si hay una guerra aquí. ¿Cómo cresta no ven eso? ¿Se dan cuenta? Yo sé que hay problemas, que todos tenemos problemas, pero no es la forma.

“Nosotros podemos ir a una marcha. Yo fui joven también. También fui a marchas, pero no de esta forma. Todos somos pobres en este país. Hay gente que se llena los bolsillos, hay políticos que ganan millones y millones, es cierto.

“Pero dígame una cosa, ‘mijita’, ¿cuándo no fue así?, ¿alguna vez en la vida no fue así? Porque esta gente no lee, no se documenta de lo que pasado en este país. Tuvimos una guerra civil el año 1891, que duró nueve meses, en el que el país quedó como la mierda.

“¿Por qué no se dan cuenta que estamos al borde de una guerra civil?… Nadie se está muriendo de hambre, esa weá es mentira. Porque hay plata para vino, para carne, para drogas…

“Yo me saco la cresta para poder lograr lo que tengo. Tengo 75 años y todavía trabajo. Eso sería todo. Y perdone que me emocione, porque yo anoche también lloré cuando vine para acá y vi como está esto…”. –VEA EL VIDEO ACÁ, MINUTO 16