*

Glamorama
Kike Acuña en La Divina Comida. IMAGEN TOMADA DE LA PANTALLA DE CHILEVISION

“No comía. Tiritaba…”: la batalla de Kike Acuña contra el alcoholismo

Autor: Cristián Farías Ravanal / 3 noviembre, 2019

El relato de Kike Acuña de su descenso y perderlo todo por el alcoholismo y los excesos, pasar por una rehabilitación, recaer y superarlo nuevamente, conmovió a los comensales de La Divina Comida.

Belén Mora lloró con el relato y defendió a Acuña, argumentando que sus excesos salían en la prensa, mientras colegas del jugador “iban a hoteles y pagaban para que apagaran las cámaras se seguridad y se mandaban reventones de tres días”.

El grupo del último capítulo del espacio de cocina y conversación de CHV lo completaron Dani Urrizola y Mauricio Medina.

El ex futbolista de 41 años contó que hoy estudia para ser director técnico y espera un hijo con Daniela, su pareja, quien lo acogió cuando Acuña no tenía donde vivir.

El deportista también realizó confesiones como que armó tongos con ex esposa Roxana Muñoz para que lo invitaran a programa de farándula pagados.

En el plano más sensible, desclasificó el episodio que lo llevó a asumir su alcoholismo y a rehabilitarse en una clínica:

Kike Acuña: “Hay un tema súper delicado que me sucedió con mi hija. Había ido a almorzar, me había tomado dos pisco sour. Resulta que salgo para llevarla a los juegos, con el coche, y se me trabó la mitad de aquí (indica el lado izquierdo de su cuerpo, desde la cabeza hacia abajo)

“Se me murió todo el lado. Y voy a dar el paso y… (gesticula para señalar decir que se cayó al suelo por izquierda). Y alcanzo a soltar el coche. Quedé tirado a diez pasos de la conserjería y no me pude parar.

“Justo llegó una señora con su hija y, con el conserje, entre los tres, me llevaron a la conserjería, al sillón, y ahí me dejaron tirado. Lo asocié con el copete inmediatamente y hablé con el Huevo Fuenzalida para entrar a su centro (de rehabilitación). Me llevó gratis.

“Estaba con sicólogo, siquiatra y yo asumí mi enfermedad. En un momento dije ‘soy alcohólico. ¿Cómo de los siete días de la semana voy a estar chupando los siete días?’

“¡Los primeros días me sentía pésimo! No comía. Tiritaba. Era una weá impresionante, que yo decía ‘prefiero tomarme una cerveza para que se me pase todo lo que siento’.

“Cuando yo llegaba al centro había que subir un escalera. Y te lo juro, no estoy mintiendo nada… La escalera la subía así (apenas y tiritando). No tenía fuerzas en las piernas. Y ahí empecé ‘que mal’ y dije ‘nunca más’.

“Estuve un año más o menos y salí porque volví a Unión San Felipe. Lo pasaba en el plantel. ‘Vamos a tomarnos una cosita…’ ‘No, no, no…’ Cagué de nuevo. Dejé el fútbol” –MIRE AQUI EL VIDEO-.