*

Glamorama
Raquel Argandoña y Manuel José Ossandón en Beinvenidos. IMAGENES TOMADAS DE LA PANTALLA DE CANAL 13

Raquel Argandoña intentó arrinconar a Manuel José Ossandón por los sueldos de los parlamentarios

Autor: F. V. / 20 noviembre, 2019

En esta nueva agenda social y política que están llevando a cabo los matinales un tema recurrente en los paneles de debate es la reducción de la dieta parlamentaria. Para discutir este tema fueron invitados a Bienvenidos los senadores Manuel José Ossandón y Jaime Quintana.

Fue en medio de esta conversación donde Raquel Argandoña intentó arrinconar a Ossandón:

Raquel Argandoña: “La gente dice que siempre diputados y senadores vienen a la tele a hablar bonito y tratan de dar soluciones a las demandas sociales. Pero lo que quiere la gente en concreto es referirse y empezar por las dietas parlamentarias.

“Senador Ossandón, si dependiera de usted, ¿en cuánto fijaría el sueldo de un diputado y de un senador? Me gustaría que me diera un monto real”

Manuel José Ossandón: “Yo hice lo siguiente, y lo hice bastante para callado. Yo dije ‘voy a dar una señal’. Porque hemos llamado a una agenda simbólica y tiene que ser sin letras chicas.

“Entonces, el primer punto es que me junté con mi equipo y les dije ‘desde este mes para adelante yo entrego el 30% de mi sueldo a la Fundación Las Rosas y lo voy a certificar’.

“Pero yo quiero decir lo siguiente, ese 30% que me parece razonable, también va amarrado a que nosotros no podamos hacer ninguna otra labor. Porque si usted dice ‘vamos a bajarle el 50% el sueldo’, yo personalmente tengo que trabajar también en otra cosa. Tengo que pagar universidad igual que todo el mundo…”

Argandoña: “Senador, no me hable de porcentajes. A la señora que está en su casa a lo mejor le cuesta sacar el porcentaje. Quiero un monto…”

Ossandón: “Tendría que mandar…”

Argandoña: “No importa. Quiero un monto. Tráteme de ignorante, da lo mismo. Quiero un monto. ¿A cuánto usted fijaría el sueldo de un diputado? A su parecer”

Gonzalo Müller (cientista político, quien también estaba invitado al panel): “Seis millones y medio bruto”

Ossandón: “¿Cuánto es?”

Müller: “Seis y medio bruto…”

Argandoña: “Perdón, Gonzalo, no lo ayudes, le estoy preguntando al senador”

Ossandón: “Nosotros ganamos como seis líquido, por ahí”

Jaime Quintana: “Y pagamos un impuesto del 40%”

Ossandón: “Es un tremendo sueldo…”

Argandoña: “(Empieza el resto a hablar) Pero escúchenme. Perdón, le estoy preguntando al senador. Gonzalo, te pediría que me respetes la pregunta, no lo ayudes”

Ossandón: “Yo creo que si un senador o diputado tiene limitación, que no puede hacer otras cosas, debiera ganar unos cuatro”

Argandoña: “¿Sabes lo que pasa? Todos pagamos nuestros gastos, pero de nuestros impuestos a ustedes les pagan muchos privilegios. ¿Qué privilegios sacaría de la agenda del diputado y del senador? Por ejemplo, ¿usted estaría dispuesto a pagar su propia bencina?”

Ossandón: “Sí, pero depende lo que haga. Es divertido este cuento, porque, en el fondo, a ti te dicen un trabajo. Este señor (Jaime Quintana), su familia, viven en Temuco y él tiene la región completa. Resulta que ¿cómo va a cumplir con su deber si no tiene herramientas?”

Minutos más tarde continuaron:

Ossandón: “Cuando dicen que un diputado gana 23 millones de pesos no es así. Gana seis. Que es mucho, estoy de acuerdo”

Tonka Tomicic: “¿Y los viáticos?”

Argandoña: “Pero con todos los privilegios que tienen, ¿cuánto es el sueldo más o menos?”

Ossandón: “Lo que pasa es que los privilegios…”

Argandoña: “¿Usted me va a decir que un senador gana solo seis millones de pesos?”

Ossandón: “Sí”

Argandoña: “¿Con privilegios, con todo?”

Ossandón: “A ver, Raquel, usted fue alcaldesa”

Argandoña: “No, pero… Siempre me saca el cuento de la alcaldesa. Yo ya fui, dejé de ser alcaldesa”

Ossandón: “Pero cuando fue alcaldesa”

Argandoña: “Pero no me pregunte a mí, le estoy preguntando a usted”

Ossandón: “Perdóneme, pero cuando usted fue alcaldesa venía mucho a Santiago”

Argandoña: “En una comuna rural muy pobre”

Ossandón: “Muy pobre. Y lo hizo muy bien. Y venía a una reunión a la… “

Argandoña: “Sí”

Ossandón: “¿Y qué hacía?”

Argandoña: “Muchas veces me lo pagaba yo, porque era una comuna pobre”

Ossandón: “Perdón, todos los alcaldes que tiene que ir de un lugar a otro van a trabajar. Si se van a la playa es distinto…”

Argandoña: “¿Por qué les cuesta decir tanto decir?” –VEA EL MOMENTO AQUÍ