*

Glamorama
Joaquín Méndez, Fran Reyes y Begoña Basauri en imágenes tomadas de la pantalla de Mucho Gusto, en Mega.

Fran Reyes afirma que fue “operada a distancia” por monjes brasileños: “Los monjes llegan, me tocan y yo sentía como me tocaban. El terror que sentí fue horrible…”

Autor: F. V. / 21 enero, 2020

“¿Alguna vez han visto un fantasma?”, fue la consulta que realizó uno de los niños del panel infantil de Mucho Gusto.

Entonces, Francisca Reyes, periodista del matinal de Mega, relató la experiencia que vivió tras ser “operada a distancia” por monjes brasileños:

Francisca Reyes: “Yo el año pasado estuve muy enferma y me operaron los monjes brasileños. Mi mamá mandó la carta, hicimos todo el proceso. Los monjes respondieron y ‘vinieron’. Es un proceso de cuatro semanas. Siempre me decían que la primera semana era como lo más heavy.

“Primero te operan y después te hacen tres curaciones, una por semana. Por ejemplo, la mía fue un jueves. Entonces, cada jueves de ese mes ‘venían’.

“Hay que hacer un proceso. Hay que acostarse en una sábanas blancas, bañarse en agua con sal, todo un proceso de limpieza y uno se entrega. Yo estaba 100% entregada.

“Me acuesto y lo primero que siento es que quedo pegada en la cama. O sea, nada me movía de ahí. Si yo hubiese querido moverme, me hubiese costado mucho hacerlo.

“La segunda semana, hago el mismo proceso, más tranquila, más relajada. Los monjes llegan, me tocan y yo sentía como me tocaban. El terror que sentí fue horrible. Lo único que pedía era que dejaran de hacerlo. Yo les decía ‘no me importa que me sanen, no quiero seguir sintiendo este miedo’.

“Porque imagínate, tú estás tapada con una sábana y algo te está haciendo esto (tocando) en la cara. Lo sentí todo, sentí como me tocaban los pies, sentí la presencia de cuatro personas. Uno entra en trance como a los cinco segundos.

“Ahí ya hice la prueba, porque estaba con taquicardia, estaba mal y dije ‘bueno, voy a abrir los ojos, para ver, porque está ya es mucho’.

“Uno puede estar acompañada o sola. La primera noche estuve acompañada de mi marido, pero la segunda se quedó afuera. Toda la casa tiene que estar rezando y todos mis cercanos, para que la energía se concentre en la sanación.

“Yo creo mucho en esto. Invito a toda la gente, porque yo me sané. Estoy sana ahora y lo agradezco a los monjes cada vez que puedo.

“Bueno, abro los ojos, yo sé que no me lo tomé como debía, porque finalmente entré en pánico. Es raro sentir que algo que no está vivo te esté tocando. Eran cuatro personas tocándome.

“Abro los ojos y claro, ahí comprobé que las sábanas sí se estaban moviendo. Lo único que pedía en ese momento era que la sábanas no se bajaran, porque no quería ver lo que había al otro lado de la sábanas.

“Estaba todo oscuro. Solo una vela encendida, que es el proceso que te piden hacer. Mi hermano tiene epilepsia y también lo estaban operando los monjes en la otra habitación. Nos pasó lo mismo. Salimos los dos pálidos, con ataque. Los perros ladraban pero de una forma impresionante.

“Lo mío era la cabeza. Sentí dolor de cabeza, como aturdida. Toda esa noche quedé aturdida” –VE EL VIDEO ACÁ