*

Glamorama
Andrés Caniulef en una imagen tomada de la pantalla de Contigo en la Mañana, en Chilevisión.

Andrés Caniulef: “Ves secuestrada tu voluntad. Nada de lo que tú quieras o puedas hacer va a ser posible si no está la droga de por medio”

Autor: F. Varela / 4 febrero, 2020

En su segunda aparición televisiva luego de nueve meses internado en un centro de rehabilitación, tras excesos de diferente tipo, Andrés Caniulef estuvo en Contigo en la Mañana.

El matinal de Chilevisión ayer emitió una entrevista que Julio César Rodríguez realizó con anterioridad al periodista de 42 años. Luego, Caniulef siguió comentando su proceso, en el estudio.

El profesional -que reapareció en diciembre pasado en el programa Lo Que Se Ve No Se Pregunta, de TV+- cumple una avanzada etapa de tratamiento en un centro de Chicureo.

Esta vez ahondó en lo que fue su problema con drogas. Estas fueron parte de sus palabras en el matinal de Chilevisión:

Andrés Caniulef: “Es súper complejo, hay un momento en el que se hace urgente parar. Hay un momento en el que tú no puedes seguir, que estás colapsado, que no eres capaz de enfrentarte a la vida y estás prácticamente rendido.

“Porque son tres cosas distintas: el uso de sustancias, el abuso y la dependencia, que es la parte más crónica y precisamente la que yo estaba enfrentando. Un momento en el que no se puede parar. Por más que lo intentas, es más fuerte que tú. Se transforma en una especie de analgésico y de escapar de los problemas.

“Tú te ves mal, te sientes mal, sabes que estás mal, pero aún así es más fuerte que tú. Ves secuestrada tu voluntad, nada de lo que tú quieras o puedas hacer va a ser posible si no está la droga de por medio.

“Cambian las prioridades, se invierten los valores. La familia, la pareja, tus cercanos, todos quedan de lado. Básicamente tú pones en juego tu vida y pones en jaque tu familia y tus cercanos. Ahí es donde se comprometen las confianzas. Lamentablemente uno cae en muchos errores. Hago mi mea culpa. Alejé a mucha gente de mi vida, porque no eran capaces de enfrentar lo que me estaba pasando.

“Yo creo que la etapa más crítica se vivió en los viajes, donde efectivamente uno tiene acceso a sustancias que no están acá y tiene que ver con tratar de darse, lo que uno llama malamente, la vida de rico y famoso.

“Pero lo que cambió fue mi prioridad, yo creo que mi trabajo fue durante mucho tiempo el motor de mi desarrollo personal y le di toda la relevancia. Cuando eso dejó de existir, cuando mi trabajo dejó de ser prioritario, a mí se me enciende una alarma. Efectivamente de lunes a jueves yo trabajaba, pero mi cabeza estaba puesta en el fin de semana.

“Vienen los trastornos del sueño, los trastornos emocionales, se agudizan los cuadros citopatológicos, depresivos, crisis de pánico. No te puedo decir como eran mis días o noches. Lo que te puedo decir es que el daño es enorme y llega un momento en el que se transforma en autoflagelación”

Julio César Rodríguez: “ Al alcohol, a la marihuana, ¿qué le agregaste?”

Caniulef: “Todas las drogas sintéticas, creo que hay…”

Rodríguez: “¿Qué tomaste? ¿Extasis?”

Caniulef: “Sí, las fiestas. Era un asido de las fiestas electrónicas, tenía un mundo al cual me había insertado. Pero más allá de las sustancias, la problemática es tal que se transforma en la única herramienta capaz de mantenerte vivo”

Rodríguez: “¿Pero cuál fue la sustancia que te tiró al piso?”

Caniulef: “Es policonsumo, así se define. Son muchas cosas que lamentablemente de trastocan por completo, que sacan lo peor de ti.

“Me dejé ayudar, porque yo creo que efectivamente mi vida estaba en juego a esas alturas. Es verdad que dejas de empatizar con el dolor ajeno. Pero cuando ves a tu mamá sufriendo, particularmente para mí eso fue la principal razón para tomar acción. Para decidir acceder a un proceso que era muy difícil. Estaba tirando la toalla”

Rodríguez: “¿Habías intentado…?”

Caniulef: “Había intentando con todo. Yo estuve en un clínica, con siquiatra, psicólogo, terapia, probando todas las alternativas posibles y no se puede. Con el nivel de gravedad que tenía yo, la solución era una comunidad terapéutica, que es un proceso de internación.

“Llega un momento que dices ‘que sea lo que sea’. No puedo decir que llegué a querer terminar con mi vida, no lo hice, pero llega un momento que dices ‘esta es mi última oportunidad. Si no lo logro, que sea lo que sea’.

“Llevo nueve meses limpio, cada día tiene su afán, cada día tengo un objetivo en la vida, ese es mi proyecto de aquí en adelante. Cada día me levanto celebrando un día de abstinencia y me acuesto celebrando un día de abstinencia.

“Mi mamá, mi papá, mis hermanas, fueron los únicos a los que en un principio accedía. Y no salía. Cuando tenía que hacer algún trámite salía con un chaperón.

“No manejaba dinero, no manejaba teléfono y ese proceso va en evolución. Ya cumplo nueve meses dentro del hogar. Soy tutor de quienes van llegando, me preocupo de acompañar el proceso de mis compañeros nuevos y eso da cuenta del crecimiento, del desarrollo” –VEA EL VIDEO ACA