*

Glamorama
Ignacia Antonia Hernández en una foto que compartió en marzo pasado en su Instagram @ignaciaa_antonia

Ignacia Antonia, la número uno de Tik Tok en Chile: “La gente tiene el poder de comentarte y escribirte todos los mensajes que quieran. Eso a mí me afecta…”

Autor: Equipo Glamorama / 25 abril, 2020

“Siento la presión de pensar todo el día ‘¿lo estoy haciendo bien? ¿Lo estoy haciendo mal? A ver, lo voy a volver a pensar. Tengo que volver a intentarlo. O mejor lo borro… ¿O lo subo o no lo subo?’. Porque la presión que te pone la gente, la presión que cargas en los hombros, por ser una figura pública, es muy grande”, dice Ignacia Antonia.

Ignacia Antonia Hernández tiene 18 años y es la chilena con más seguidores en Tik Tok. Suma más de 11 millones en esa red y más 4 millones en Instagram.

Ricky Martín replicó en su Instagram uno de los videos Tik Tok de la influencer. En tanto, con Sebastián Yatra la joven mantiene un contacto fluido.

Esta semana la joven conversó con la cantante y actriz Vesta Lugg a través de una transmisión en vivo por Instagram.

En un momento Lugg le preguntó: “¿Te sientes presionada a hacer ciertas cosas por la opinión o por lo que, quizás, la gente quiere ver de ti por las redes sociales?”.

Hernández respondió que la presión que siente proviene de los comentarios que le hacen a través las redes sociales. Esta fue parte de su respuesta:

“No siento una presión de hacer cosas. Literalmente, hago siempre lo que considere bien, lo que a mí me guste, cosas así. ¿Pero cuál es la presión que diría que siento? Que muchas veces, por ser una figura pública, la gente se mete en tu vida. En la tele, la radio las redes sociales, en cualquier medio.

“Yo nunca me preparé para esto, porque nunca pensé que iba a llegar a esto, porque nunca estuvo en mis planes. Nunca me preparé, nunca investigué, nunca dije ‘esto va a ser así, asá’.

“¿Qué pasó? Como la aplicación Tik Tok era tan de niños y toda la gente que me conocía eran niños, era todo como siempre muy bajo perfil. Era todo muy tranquilo.

“Y a medida que me hacía más conocida, daba más entrevistas, me llamaron de la tele, del diario, de la radio, y eso hizo que mi público comenzara a crecer y fuera de distintas edades. Y a distintas edades, empiezan a creer que tienen derecho de opinar o de decirte qué es lo que tienes que hacer. Y si no lo haces, te critican.

“Siento la presión de pensar todo el día ‘¿lo estoy haciendo bien? ¿Lo estoy haciendo mal? A ver, lo voy a volver a pensar. Tengo que volver a intentarlo. O mejor lo borro… ¿O lo subo o no lo subo?’. Porque la presión que te pone la gente, la presión que cargas en los hombros, por ser una figura pública, es muy grande.

“Y yo pensé que, teniendo 18, me estaba costando, porque claro, todos dicen ‘sí, es mayor de edad’, pero no por ser mayor de edad significa que no vaya a tener una presión.

“Y me di cuenta porque empecé a conversar con actores, actrices, comunicadores, que ya eran grandes y me decían ‘yo veo los comentarios que me ponen en las fotos y me pongo a llorar’. Y yo decía ‘claro, a todo el mundo le pasa’.

“Es heavy que, cuando uno está en la tele, o sea, cuando no existían las redes sociales era así, lo único que existía, donde la gente podía atacarte, era en los programas de farándula. Pero nunca te llegaban comentarios directos.

“En cambio, aquí (en las redes sociales) la gente tiene el poder de comentarte y de escribirte todo el día, todos los mensajes que quieran. Siento que eso sí, al menos a mí, me afecta”