*

Glamorama
Arturo Longton en una imagen tomada de la pantalla de Cocina Fusión, en TVN.

El mea culpa de Arturo Longton sobre su mujer de toda la vida: “Perdió el tiempo conmigo, no le dejé nada, no en solo lo material. Podría haber tenido otra vida, haber tenido quizás hijos…”

Autor: Equipo Glamorama / 19 mayo, 2020

En diciembre del año pasado Arturo Longtpon contó en el programa de Chilevisión Tu Vida Tu Historia que estaba “separado pero no legalmente”, de Daphne Bunney, con quien pololeó una década y luego se casó en 2010. “Yo tengo como un matrimonio puertas afuera, si se podría decir”, dijo.

En tanto, este fin de semana en Cocina Fusión -en un capítulo que fue grabado hace meses-, el ex protagonista de los realitys entregó detalles de su separación.

Estas fueron parte de las palabras del personaje televisivo de 41 años:

“Ella lo pasaba mal, de repente me descargaba… No sé poh, yo jugaba en Internet también (juegos de casino) y ella estaba al lado, y como que le echaba la culpa a ella, ‘yeta’ y la cuestión. ‘Porque a ti no te gusta me tiras mala vibra…’

“Entonces, todas esas cosas pencas, porque también lo pasó mal por culpa mía en el fondo”

Karen Doggenweiler, animador del programa: “¿Pero en la separación tuvo algo que ver el…?”

Arturo Longton: “No. Fue un cúmulo de cosas. Pero sí afectó. Yo ahora pienso que si hubiera hecho bien las cosas, que rico haberle comprado una casa, es algo material, pero es algo importante igual. Por último después de todo lo que me aguantó.

“Porque aguantar a una persona como yo no es fácil. Yo soy súper sincero, no soy buen partido para nadie. Pero perdió el tiempo conmigo, no le dejé nada, no solo lo material. Podría haber tenido otra vida, haber tenido quizás hijos. Tengo mucho culpa.

“La culpa es terrible. Yo digo las cosas como si no estuviera en televisión, me da lo mismo y soy nomás.

“Hace dos días me vino como un ataque de llanto de la nada. Llegué a la casa y me puse a llorar, y lloraba y lloraba, sentía que me ahogaba.

“Y era por toda la culpa que tenía de cuando me separé, que me acordaba de la situación de ella yéndose de mi casa, yo no estaba en ese momento, tenía una relación por fuera, pero me puse como en el… De la nada, era como una puerta que quizás tenía. Imagínate, han pasado seis años.

“Era una puerta que quizás tenía con llave y me acordé y lloraba y lloraba, no entendía por qué. Estaba solo, me ahogué y fue pero horrible. Un ataque de pánico, no sé qué habrá sido, pero fue como que me trasladé a todo el dolor que ella tiene que haber tenido en ese minuto sacando las cosas de la casa. Fue horrible”

Doggenweiler: “¿Le pediste perdón?”

Longton: “Sí, ese día la llamé y le pedí perdón (se emociona). Fue horrible. Es que también uno tampoco elige de quien se enamora y quien le gusta, los sentimientos tampoco uno los controla. En ese minuto me gustó otra persona y todo, pero uno no elige.

“Nunca la quise herir, pero ahora me doy cuenta del daño que le hice. (Ella me dijo) Que ya había pasado, que no me preocupara y todo, pero fue una mochila que me saqué.

“Ella es muy buena persona. Ella, como persona, su interior, su espíritu, es intachable, es única. Entonces haberle hecho daño a esa persona me mataba”.