*

Glamorama
Maca Venegas en una foto que compartió en su instagram @maca_nevegas_ en diciembre de 2019.

Maca Venegas no ve a su pololo desde febrero: “Si uno hace hoy día sexo por pantalla, no falta que te hackean el celular. Ay no, me da miedo…”

Autor: Equipo Glamorama / 18 mayo, 2020

Macarena Venegas y Manuel Fuentes García pololean desde hace más de dos años y no se ven desde el pasado 24 de febrero.

La abogada cumple las medidas sanitarias restrictivas en Santiago, mientras el periodista español lo hace en Buenos Aires, donde trabaja.

Venegas se refirió, entre otros temas, a su relación a distancia, en El Aperitivo, programa que se transmite en vivo por el instagram de Velvet y con el cual realizó un contacto. Estas fueron parte de sus palabras:

Jordi Castell, anfitrión del espacio: “¿Desde cuándo que no se ven?”

Macarena Venegas: “Desde el 24 de febrero”

Castell: “Yo esto lo hablo con mis amigos solteras o con los que tienen pololo afuera: el sexo virtual entre parejas, entre dos personas”

Venegas: “¿Como que se puede hacer virtualmente, dices tú?”

Castell: “Sí, pololear por cámara”

Maca Venegas y Manuel pololo

(Maca Venegas y Manuel Fuentes en una foto compartida compartida a fines de abril por el periodista en su instagram @manuelfuentes10)

Venegas: “Igual a mí me da un poquito de mono. ¿Te digo por qué? Hace diez años un malnacido me publicó fotos desnudas. Entonces, me dio rabia, porque yo digo ‘al final encuentro que si uno hace hoy día sexo por pantalla, no falta que te hackean el celular’. Ay no, me da miedo”

Castell: “Quedaste traumada”

Venegas: “Quedé así como que todo lo que es visual, así como… Hasta aquí te muestro, pero no te muestro más”

Castell: “Después de lo que te pasó es para quedar traumada”

Venegas: “Te juro. Me pasó hace diez años y fue heavy encuentro yo. Porque aparte ahí tú te das cuenta cómo es de machista el mundo…

“Fue una mariconada muy grande… La traición total, en el fondo. Porque tú dices ‘¿pero cómo un gallo que fue tu pololo?’. Da lo mismo. Habrá estado picado. Piensa que además a ese gallo lo había pateado porque descubrí que me ponía el gorro con otra mina, con otra abogada” .